ENTREVISTA

  • Eugenia Rico
    AUNQUE SEAMOS MALDITAS
  • «Todavía hay gente inculta, todavía hay gente que se siente diferente, que por gordo o por inteligente, que por más alto o más guapo, se siente como un bicho raro en nuestra sociedad»
  • Entrevista a Eugenia Rico. Aunque seamos malditas

     

    Como telón de fondo un pueblo de tullidos y gente rara ¿dónde estaba tu cabeza para imaginar este escenario cuando lo creaste?

    Pues porque todos somos tullidos, a todos nos falta algo. Yo creo que en este pueblo, que si existe o no existe, que las carreteras se pierden en la niebla, que es difícil encontrarlo porque está y no está, que está ahí pero no sabemos dónde está, donde a unos le falta un brazo, a otros una pierna y a otros el sentido de la vida, es como en la vida real.

     

    ¿Por qué Ainur se refugia en Selene?

    Porque todos nos refugiamos en el pasado. Ella se refugia porque necesita huir mentalmente, y yo no conozco mejor refugio que leer, escribir e investigar, y en realidad es lo que hace Ainur. Encontrando a Selene se va a encontrar a sí misma, encontrando a esta comadrona, bruja del siglo XVII, tenida por santa, quemada por bruja y amante de un inquisidor. Ya se refugia en el pueblo pero esto, además, es un refugio mental. Yo creo que el verdadero refugio siempre es mental. No importa dónde está tu cuerpo sino donde está tu mente. Su cuerpo está en ese pueblo extraño donde suceden cosas terribles pero su mente está refugiada en el siglo XVII.

     

    ¿Cómo surge un personaje dentro de otro personaje a la vez tan protagonista como el primero?

    Porque todos tenemos dos caras, el blanco y el negro. Son como la misma persona. Todos tenemos un doble y es uno de los temas principales de la novela.

     

    ¿Cómo llamarías a este nuevo género, que según dice la crítica, has reinventado con Aunque estemos malditas?

    ¿Cuál de ellos? Porque han dicho que es una novela participada, que hago novela europea, que es un thriller psicológico, una novela filosófica, una novela de misterio, una novela histórica, una novela de vanguardia... No sé a cuál de ellos te refieres.

     

    Entrevista a Eugenia Rico. Aunque seamos malditas

    Me refiero a cuál le pondrías tú, precisamente por eso, por haberla encasillado en tantos géneros.

    Yo quiero que mis novelas sean de Eugenia Rico. Las novelas de Italo Calvino, que tanto me gustan a mí, eran novelas de Italo Calvino. Un escritor tiene que crear su propio género, hay muchos ejemplos en los que yo te digo el autor y tú ya sabes cómo es la novela, si no es un poco indefinible.

     

    ¿Qué siente una escritora cuando, después de que su libro no tuviera demasiado éxito en España y después de triunfar en Alemania, se dice que es una de las mejores voces de la literatura del país?

    Luis Sepúlveda, en su primera edición, vendió apenas 300 ejemplares y triunfó igual, se reeditó, triunfó en Alemania y luego es cuando vendió cinco millones de ejemplares en todo el mundo y lo hemos podido disfrutar. Y lo mismo le paso a Fitzgerald, mi novela favorita El gran Gastby, no tiene casi éxito en su primera edición y su editor creía tanto en ella que la vuelve a publicar a los cinco años y tiene un gran éxito. Cuando una novela tiene tantas ediciones, ya va camino de convertirse en un clásico y el autor tampoco tiene que envanecerse, tiene que ser muy humilde. Yo creo que cuando uno escribe algo bueno es porque se pone en contacto con el subconsciente colectivo y no es de uno la obra, es de todo un pueblo. Digamos que es algo bueno para la literatura española el éxito de mi novela.

     

    ¿Orgullo o decepción por no haberlo dicho hace cuatro años?

    Bueno, cuando se editó la primera vez ya hubo gente, como Fernando Marías, que dijo que era la mejor novela escrita por una autora en España en el siglo XXI y la novela se vendió bastante bien, no estaba tan mal, lo que ocurre es que Alemania es un gran mercado, muy lector, y yo tuve la suerte de que me apoyó la gente. No, no es una decepción porque es algo muy bueno para la literatura española. Junto con el Nobel de Vargas Llosa, mi editor alemán, decía que mi novela era lo mejor que había leído de la literatura española, es algo bueno para nosotros.

     

    Entrevista a Eugenia Rico. Aunque seamos malditas

    ¿Hace falta ganar tantos premios como tú has ganado para ser jurado en un certamen tan importante como el Premio Logroño de Novela?

    Yo he tenido la suerte de ser jurado en muchos premios muy importantes, importantes para mí, más que nada por la compañía porque tenía maravillosas lectores como Jose María Merino, Gustavo Martín Garzo, Luis Mateo Díez… ser jurado es una cosa muy bonita porque significa que tus compañeros escritores y los críticos te reconocen. También es una cosa muy dura porque tienes que jurar, como su nombre índica, y puedes dejar que una buena novela no gane y que ese autor te odie. Los autores, a veces, no saben que el jurado solo lee unas diez u once novelas, nunca lee las trescientas que dependen del prejurado. Digamos que es duro ser jurando porque tienes que decidir entre muchas novelas en las que todo el mundo ha puesto todo su cariño, y es maravilloso porque significa el reconocimiento de la profesión, de los otros escritores y de los críticos. No hay que ganar muchos premios para ser jurado, hay que tener mucho prestigio, reconocimiento… y eso es siempre algo subjetivo.

     

     

    ¿Existen las brujas?

    Sí, las brujas existen, pero piensa que, etimológicamente en inglés, bruja significa mujer sabia. Las mujeres siempre decimos, muy orgullosas, de ser un poco brujas y luego siempre acusamos a otra de ser bruja, así que no está muy claro si bruja, para nosotras, es algo positivo o negativo. Etimológicamente, bruja, ya no es lo mismo, significa esa parte oculta, misteriosa del subconsciente, de lo racional que es capaz de provocar cambios, yo creo mucho en lo racional.

     

    ¿Crees que las mujeres, en general, seguimos siendo malditas?

    Sí, las mujeres y los hombres seguimos siendo malditos. Yo puse en el título Aunque seamos malditas porque me gusta mucho hacer el plural en femenino. El problema de los malditos incluye también a los hombres. Todavía hay gente inculta, todavía hay gente que se siente diferente, que por gordo o por inteligente, que por más alto o más guapo, se siente como un bicho raro en nuestra sociedad.

     

    ¿Somos o estamos malditos?

    Muy buena pregunta. Estamos, nunca somos, nadie es maldito, todo el mundo tiene derecho a una oportunidad en la vida y también a una segunda oportunidad.

     

    Y después de esto ¿Sigues creyendo en el amor?

    El amor es una palabra que significa demasiadas cosas, pero creo que todos los que escribimos creemos en el amor aunque le llamemos de otra manera.

     

    ¿Cuál es tu pasión más secreta?

    Mi pasión más secreta, que no es secreta, es leer y escribir. Y la otra pasión es viajar.

     

    Eugenia Rico. Aunque seamos malditas

    ¿Y aquella gran decepción?

    La decepción es la traición para mí. La traición de un amigo, cuando te traiciona alguien a quien tú quieres, la primera vez que descubres que la gente puede, incluso, traicionarse a sí misma.

     

     

    ¿Qué aconsejarías a un escritor nobel que pretende hacerse un nombre en la literatura actual?

    Pues sobre todo que escriba y que lea.

     

    Creo que hay un poco de lío con tus obras, veo que tienes empezada un ciclo sobre los cuatro elementos que empieza con El otoño alemán, luego tienes una trilogía sobre las pasiones con Los amantes triste, La muerte blanca y La edad secreta, y este es el segundo libro de una tetralogía…

    Aunque seamos malditas es parte de la tetralogía de los cuatro elementos, es fuego. El fuego de las pasiones, el fuego de los secretos, el fuego de las hogueras donde quemaron a las brujas… En el país de las vacas sin ojos, es un viaje a la India, una novela de no ficción y después está El otoño alemán, el primero de la tetralogía, es el agua.

     

    ¿Y ya tienes algo preparado del tercer elemento?

    Claro, yo siempre tengo muchas cosas preparadas. También tengo un libro de cuentos, que todavía no sé cuándo saldrá. Yo soy muy lenta escribiendo, lo que pasa es que cuando empecé a publicar llevaba muchos años escribiendo.

     

    ¿Cuánto te costó escribir esta novela?

    Bueno, esta me costó mucho porque además lleva mucha investigación, me costó prácticamente cinco años.

     

    Fina Grau

    Quizá también te interese:

    EL FIN DE LA RAZA BLANCA

     .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.


  • Volver