ENTREVISTA

  • Susana Fortes
    LA HUELLA DEL HEREJE
  • «La vida está llena de instantes preciosos, no existe la felicidad en términos absolutos, existen los momentos»
  • Entrevista a Susana Fortes. La huella del hereje

     

    La huella del hereje, excitante thriller donde encontramos a dos protagonistas en dos investigaciones paralelas ¿cómo se te ocurre este nuevo guiño a la novela negra?

    Porque yo siempre he sido muy fan de la novela negra, como lectora. Me gusta la novela negra americana, la nueva, la nórdica, la sueca, es decir, me gusta mucho. Llegado el momento, me he planteado el hacerlo, también me planteo este oficio como un aprendizaje, me gusta plantearme registros diferentes, me da terror eso de que todos los novelistas escribimos siempre la misma novela. Probar cosas nuevas son retos que te planteas en la profesión. Me apetecía, me metí en este fregado y aquí estoy.

     

    Pero es poco común las dos investigaciones, o menos visto ¿no?

    Sí, hay dos investigaciones. La novela empieza con una chica muerta en la catedral, una chica joven, estudiante de filosofía, y todo el aparato policial que se genera en torno a ese crimen en la catedral es un poco raro en el siglo XXI porque los crímenes en sagrado es algo como muy medieval, y al mismo tiempo, y por otra vía, desparece un manuscrito de un profeta, Prisciliano, que es un personaje que no es muy conocido fuera de Galicia pero que allí, hasta los niños de guardería saben quién es Prisciliano. Es un cristiano del siglo IV, muy peculiar, el primer ecologista hippy de la iglesia, hablaba de la conservación de la naturaleza como artículo de fe, está a favor de la ordenación de mujeres como sacerdotes, celebraba las liturgias en los bosques con elementos muy naturales. Era un naturista y tuvo mucha influencia en el pensamiento en Galicia en tiempos posteriores. Incluso mucha gente piensa, con bastante fundamento, que quien está enterrado en la catedral es Prisciliano y no es Santiago. El caso es que esa desaparición de ese manuscrito, a mí me daba pie para conectar con una vía de investigación que me apetecía mucho y que era la investigación histórica, pero la novela es totalmente actual. Y las dos líneas de investigación se entrecruzan. Por una parte está la policía, Castro, un tipo divorciado, del depor, perdedor, muy de colmillo retorcido, el típico poli; y por otra parte está el periodista veterano de un periódico local, que se llama Villamil y que ya conoció tiempos mejores junto a una becaria que aparece por allí, es de fuera y por razones de trabajo se encuentra allí huyendo de sus propios fantasmas. Es una chavala muy joven y con malas pulgas, practica esgrima, siempre va con los cascos del mp3, con pocas relaciones sociales. Ellos siguen un poco más la pista del manuscrito y la policía la de la propia muerta pero en un momento dado se encuentran.

     

    Entrevista a Susana Fortes. La huella del herejeLos elementos que usas, a veces un tanto tópicos pero que has sabido darle la vuelta para que parezcan novedades, están perfectamente empastados con otros nuevos como es la ecología o los residuos radiactivos, ¿cómo conseguiste que lo códices antiguos, los curas y el narcotráfico encajen con esta «naturalidad» con la naturaleza?

    Santiago me da esa clave. Es una ciudad milenaria, donde está el poder político, donde está el poder religioso, eclesiástico, la cure compostelana, al mismo tiempo es un lugar donde hay mucha gente estudiante, viva, que está a la última de todo, está el ambiente intelectual de las universidades, de la investigación… Tenía muchos ingredientes. Fíjate, al fin y al cabo, parece que la realidad imita a la ficción, ayer leía en un periódico que la policía detiene a dos altos dirigentes de la Xunta de Galicia con una operación similar, es decir, por fraude, blanqueo de dinero, falsedad de documento público, o sea, cargos relacionados con la malversación de fondos, conexiones con el narcotráfico. Tenemos a este cura, Prisciliano, un ecologista, un cura que en el siglo IV profetiza un telediario del Segundo Milenio, un profeta como la copa de un pino, tenemos a una chavala muerta que pertenecía a una organización ecologista, tenemos a una empresa que hace un vertido muy tóxico a la ría y tenemos a personajes que están especializados en saber sacar problemas de en medio. Se trata de coger todos elementos y barajarlos. Santiago es una ciudad de cultos milenarios, levítica, con peregrinos, laberíntica, una ciudad que al mismo tiempo es historia. Yo no la quise retratar desde un punto de vista muy local o costumbrista, sino con una mirada más lejana, con una mirada que se pueda leer igual en Islandia que en Francia, con esa mirada de la confluencia de los peregrinos.

     

    Estamos acostumbrados a leer este tipo de novelas pero de una manera distinta, donde se empieza ya con una alta dosis de intriga pero La huella del hereje va in crecento, ¿otra variación de género?

    Empieza con una muerta en la catedral, que no es moco de pavo. En una novela negra el ritmo es muy importante, el crecento es necesario, no puedes encontrarte en medio de la novela con una zona muerta donde no pasa nada. Lo difícil es mantener la investigación y la intriga. Si he conseguido que el lector no deje de leer, es lo que quería. Así como en otro tipo de literatura tienes muchas cartas a donde agarrarte aquí te lo juegas todo a una carta, es decir, o interesas y enganchas o nada. Aquí, como elementos, solo tienes la trama básicamente, bueno, también la psicología de los personajes, que el lector empatice de alguna forma o simpatice con alguno de los personajes y lo sienta como propio. El tenerlo enganchado, el tenerlo intrigado hasta el final, es la clave, es casi una cosa obligada del género.

     

    De los distintos estilos o géneros que has trabajado ¿cuál te gusta más?

    Es difícil pero me sentí muy cómoda con la biografía novelada con Esperando a Robert Capa. También la novela histórica porque manejo mucho la documentación, es mi trabajo, tengo una formación académica de historiadora que me da muchas bazas para saber qué buscar y dónde encontrarlo. En general, todas las novelas son para mí un aprendizaje, necesito aprender, cuando creo que esto lo domino bastante bien o me manejo, me desengancho, necesito cosas más difíciles, cosas que no he probado nunca, es esa sensación de aprender porque todo es aprender. Si con una novela no se aprende… puedes hacerlo mejor o peor, incluso puedes estrellarte o hacerlo mal directamente, pero que aprendas. Este oficio es así, supongo que como en todos, porque si tú estás muy cómodo en este género y dices esto lo domino, esto lo hago bien, voy a hacer más de lo mismo y te pasas toda la vida haciendo lo mismo…, muero, eso es la muerte de un escritor. Es preferible equivocarse y asumir retos y riesgos nuevos pero aprendes cosas. Esa es mi manera de verlo.

     

    Entrevista a Susana Fortes. La huella del hereje

    ¿Nunca has pensado en dedicarte únicamente a escribir o es que la educación tira tanto que eres incapaz de dejarlo?

    Lo hago por temporadas cuando puedo, lo que pasa es que la vida, a veces, no te da opciones. Yo sigo trabajando de profesora, me tomo las treguas que necesito, me pido excedencias, permisos sin sueldo, pero me gusta mucho la enseñanza. Tengo un horario de nocturno que me permite compatibilizar, me gusta mucho y es difícil decir que no a eso. Tengo la dificultad de no saber decir que no. Luego el periodismo que también está unido y ligado, muchas veces no puedes decir que no, la vida viene así y tienes que tomarla como viene, vas escribiendo artículos con los que vas haciendo muñeca, estás más en contacto con la realidad y toda la vida he estado rodeada de periodistas. La enseñanza me gusta y hay momentos que vivo sin vivir en mí y ese es el precio que pagas, lo pagas a costa de que no tienes tiempo para ti ni para las personas que quieres y vas siempre deprisa y corriendo. Se vive entre cabreos, prisas y agobios, lo cual no alarga la vida pero la hace más entretenida.

     

    ¿Qué hace una gallega dando clases en Valencia? También estuviste en Luisiana y San Francisco…

    No lo sé. Ya estaba en Valencia cuando me fui a Luisiana, el recorrido fue Galicia, Valencia, Benicarló fue el primer sitio en el que estuve, y desde Valencia me fui a Luisiana y volví. Yo soy de culo inquieto. ¿Y qué hace una gallega aquí? Pues mira, a veces, las decisiones más importantes nos las decides, la vida te va llevando y sobre la marcha vas cogiendo las cosas como vienen. Estoy muy a gusto en Valencia, no es mi ciudad pero ya me siento aquí perfectamente integrada, tengo amigos, me encanta, es una ciudad en la que todo el mundo te deja en paz, hay una manera de disfrutar de la vida, las terrazas, el mar, tiene muchos elementos que a mí me encantan como ciudad. Yo estoy encantada.

     

    ¿Sigues buscando tu lugar?

    No, es que me apetece cambiar, no me veo siempre viviendo en un mismo sitio. Tuve la posibilidad de irme a trabajar a Luisiana dando clases de español, allí surgió lo de San Francisco, fue un año dificilísimo y duro pero en el que aprendí muchísimas cosas, pasé otra temporada en Florencia, he pasado temporadas en Londres, me gusta explorar, me siento muy ciudadana del mundo y siempre que puedo, que no siempre puedo, pero cuando puedo y tengo la opción de vivir algunos años en alguna ciudad, me voy. Y es que a mí no me gusta ir de turista a los sitios, si vas de turista no acabas de ver la Venecia real o tal sitio. Si tienes que ir por trabajo, porque tienes que ir allí al mercado, a la compra… te integras, le ves el trasfondo, el doble fondo de las ciudades, conoces a la gente, es otra forma de viajar diferente. Yo, siempre que me sale un trabajo en una ciudad extranjera, digo sí.

     

    ¿Tienes algún libro del que conserves mejor recuerdo por algo en especial?

    Le tengo mucho cariño a Esperando a Robert Capa, es una biografía novelada que me ha dado muchas alegrías, muchas satisfacciones.

     

    En la gran pantalla para cuándo ¿2012?

    Yo nunca sé el tiempo exacto porque el tiempo de las novelas es uno y el tiempo del cine es otro. El guión está acabado, está entregado, hubo retrasos porque el guionista, Jez Butterworth, tuvo problemas personales y el director, Michael Mann, decidió esperarlo porque es de los mejores de Hollywood, luego lo compró Columbia con lo que el proyecto creció pero jurídicamente se hizo más lento, tuve que firmar una cantidad de papeles increíbles, pero bueno, ahí está y Michael Mann sigue en sus trece y yo estoy muy contenta con eso porque es como que él está emperrado en hacer esa película porque es muy admirador de Capa, conocía a su hermano, Cornell Capa, tiene fotos de Capa en todo su estudio… para mí todo eso es una garantía y estoy deseando que salga bien y quizá es la novela que más me atrae. La última también porque es como el último hijo, el bebé, el más pequeño, al que tienes que ayudarle a que se desenvuelva en la vida.

     

    Entrevista a Susana Fortes. La huella del hereje

    ¿Si tuvieras que destacar un autor, solo uno, a quién nombrarías? (por bueno o por malo, vale todo)

    ¡Es tan difícil! A veces los libros no son ni buenos ni malos, te llegan lecturas o autores que te cogen en un momento determinado. Mira, por ejemplo, Graham Greene para mí fue especial porque tuvo una influencia directa en mi vida. Yo he hecho cosas en la vida y he tomado decisiones muy influenciadas por la lectura de El americano impasible, que todavía me acuerdo que lo leí en la litera de arriba del tren de Santiago a Madrid, embebida, con esas luces de las cabinas de seis del tren, sabes cómo son las literas esas de antes, nada parecido al AVE, y yo recuerdo que leí desde Santiago hasta Pobla de Sanabria y, en Pobla de Sanabria, yo ya era otra persona, decidí irme a Centro América. Digamos que todos los planes de vida que yo tenía, decidí cambiarlos en ese viaje.

     

    Replica watches Louis vuitton outlet Replica handbags Replica watches Replica watches Designer replica handbags

    Como experta en cine ¿qué película de cartelera me recomiendas en este momento?

    Pues estos días como he estado tan liada solo he visto la de Woody Allen, me ha gustado pero tampoco como para echar cohetes. Clint Eastwood me encanta, mira, Gran Torino, es reciente y todavía se puede ver en algunos cines. O la de los hermanos Coen, Valor de Ley, una película clásica, un western.

     

    ¿Y la tuya preferida de la historia del cine?

    Me gusta mucho Memorias de África o Los puentes de Madison.

     

    Si tuvieras que destacar ahora mismo el mejor instante de tu vida ¿cuál sería?

    ¡Dios mío!, ¿el mejor instante? Hay muchos momentos de la infancia que los tengo absolutamente como estelares, momentos de descubrimientos de cosas, pero si has pasado por la maternidad, creo que el momento de la maternidad de tu hijo o hija, no hay nada que sea comparable. La vida está llena de instantes preciosos, no existe la felicidad en términos absolutos, existen los momentos y a veces existe aquella cena con amigos cuando nos fuimos a tal sitio, o aquel viaje que hicimos, o aquella tarde que estuvimos viendo la puesta de sol en la cúpula de Brunelleschi, o aquel café en el bar del puerto de la Roche Bernard en Francia… hay tantos momentos así que son eternos.

     

    Volviendo la cabeza atrás ¿qué es eso que está cubierto con una manta muy gruesa para no volver a verlo nunca más?

    Todos tenemos cosas que no queremos recordar y yo, como no las quiero recordar, no las voy a sacar.

     

    Fina Grau

     


    Quizá también te interese:

    EL AMOR NO ES UN VERSO LIBRE

     

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.


  • Volver