ENTREVISTA

  • Ramón Pernas
    EN LA LUZ INMOVIL
  • «Yo soy de los que pienso que el porvenir, el tiempo por llegar, el tiempo del mañana, es el mejor. Cualquier tiempo pasado fue eso, solamente pasado»
  • Entrevista a Ramón Pernas. En la luz inmóvil

     

    Está claro el homenaje que le haces a Cesare Pavese ¿cómo te surgió la idea?

    Pues mira, estábamos hace tres años en el lugar donde está enterrado Pavese y se me ocurrió, ahí nació la novela, directamente. La novela nace de un flash, de una conversación, de una mirada. Yo tengo la cabeza llena de pájaros y los pájaros eligen, cuando ellos ya lo saben entre ellos se revelan y esta novela es una golondrina blanca, otra es un águila, otra es un halcón.

     

    Reiteras a lo largo de la novela, la soledad, el envejecimiento, dejar de ser joven, morir… ¿Tienes miedo de hacerte mayor o es un guiño a tu pasado?

    Yo ya soy mayor, ya me he hecho mayor. Yo reivindico mucho la memoria, el contar cosas que han pasado, que han sucedido y, directamente, desde la juventud más joven, no se pueden contar cosas que has vivido porque has vivido muy pocas. Casi siempre en mi narrativa, en mis novelas, hay personajes que han vivido, sean mayores o no pero que han vivido.

     

    ¿Cómo el primer amor no hay ninguno?

    El último. El primero siempre es el primero y el segundo es el primero, el tercero es el primero, el cuarto el primero… Es decir, el sentido de estreno de oportunidad, esa sensación que se tiene cuando te enamoras es perdurable, no puedes dejar de enamorarte, por lo que el último amor es como el primero.

     

    Entrevista a Ramón Pernas. En la luz inmóvil¿Se puede morir de amor? ¿Puede un desamor durar toda la vida?

    Sí, el desamor es solamente la cara B del amor. La alternativa. El placer existe porque existe el desplacer. Se puede morir de amor, se puede estar solo con el amor, el desamor plantea esa circunstancia desfavorable, es el amor el que prima, el que impulsa es el desamor.

     

    ¿El personaje de «El Mudo» es tu pepito grillo o es una figura que ejerce de nexo con el telón de fondo?

    Como ves, en mi novela, nadie se llama de ninguna forma, hace falta un contracanto, para que el dúo funcione no pueden cantar en el mismo tono, deben cantar en tonos alternativos, en el dueto, el tenor, tiene que tener un contrafigura. La foto del negativo. Es la memoria, cuando cuentas una historia de largo recorrido hace falta una referencia y esta referencia es El Mudo. El Mudo es el ejercicio literario de sin palabras, leer en los labios, llevar a un mudo que hable, sin hablar, es muy interesante.

     

    Eres de los que piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor…

    No, yo soy de los que pienso que el porvenir, el tiempo por llegar, el tiempo del mañana, es el mejor. Cuando no había móviles, cuando no había ordenadores, era un tiempo huérfano para un hombre del siglo XXI, era casi la Edad Media. ¿Qué nos deparará el tiempo que viene? Siempre estoy por los jóvenes, por la educación, por los grandes avances. Cualquier tiempo pasado fue eso, solamente pasado.

     

    Ya sé que no son incompatibles pero, ¿cómo se amuebla una cabeza donde cabe la política y la economía mezclada con esa alta dosis de poesía y de amor que habita en ella?

    Viviendo en un apartamento cerebral, no se amuebla. Viviendo en una gran mansión mejor. El cerebro es una estancia abierta con muchos balcones, en un balcón te asomas para ver el panorama electoral, en otro para pedir a Dios en un entierro, en otro te asomas para ver pasar por la calle a la persona que amas, en otro balcón, de color salmón, estaría la parte económica. El cerebro se amuebla así, con una casa de muchos balcones.

     

    Entrevista a Ramón Pernas. En la luz inmóvilEntre todas las tareas y en los diversos ámbitos en los que has ido construyendo al actual Ramón Pernas, periodista, columnista, novelista, director editorial, guionista, poeta y escritor de letras musicales… ¿dónde te has sentido verdaderamente realizado?

    Es siempre lo mismo, es decir, tú si eres pintor puedes pintar cuadros al óleo, a espátula, acrílicos, puedes hacer acuarela… es lo mismo, yo soy un hombre que está en los libros, con los libros, para los libros, incluso vivo de los libros.

     

    ¿Hay algún libro que jamás acabaste y prometiste no volver a coger?

    Evidentemente en la literatura hay libros que no leeré nunca, tengo tanto respeto por los libros de otros autores que solamente el pronunciar un título ya me parece una blasfemia cultural.

     

    Cuando se tiene en tu haber tantos premios, el último que recibes, Premio Internacional de Novela «Emilio Alarcos Llorach», ¿significa lo mismo o es como si ya estuvieses acostumbrado?

    Yo me presento a premios y a algunos los gano para darle mayor vida a la novela, me ayuda en la promoción, para que sea más estable y se venda con más seguridad. Yo me presento a los premios con nombres y apellidos, por razones obvias de mi trabajo, no puedo, no debo, no quiero, presentarme a premios que supongan un marketing cultural mucho más ambicioso como es el Premio Planeta o cualquiera de ese tipo. Me presento para agradecer un poco el trabajo, el andamiaje promocional de una novela. Una novela sin promoción es muy distante, ahora mismo.

     

    ¿Era obligado meter alguna referencia al circo?, ¿de dónde vienen esa afición?

    Porque yo vivía en un pueblo en blanco y negro, en mi infancia, y un día llegó un circo que puso un cartel en la tapia de mi casa, un cartel en tecnicolor, y yo descubrí que había colores en invierno. Llegó el circo, era un universo cerrado perfecto donde se montaba, se desmontaba y pasaban maravillas dentro y crecí en esa cultura circense. Quizá sea también sea mantener y reivindicar un cierto síndrome de Peter Pan y negarse a crecer. El circo es magia.

     

    Entrevista a Ramón Pernas. En la luz inmóvilTu ciudad italiana favorita es…

    Lucca, es una ciudad levítica, amurallada, que está al norte de la Toscana, entre Viaello y Pisa. Es una ciudad donde pienso pasar algún tiempo de mi vida, algunos meses, cuando tenga más tiempo.

     

    Como periodista y sociólogo, y en titulares:

    ¿Cuál sería el titular de tu crónica haciendo un análisis, lo más antropológico posible, de los resultados de las elecciones?  

    Hastío, cansancio e incógnita.

     

    ¿Y un titular para el 15M? 

    En mi columna del pasado sábado, en Galicia, titulaba «De playas y adoquines» y yo estoy seguro que dentro de algún tiempo va a ser cierto que hay playas debajo de los adoquines de Sol, en toda España, en muchas plazas, Plaza Mayor de una juventud hastiada, una juventud cabreada, una juventud que pide que le contesten y que le escuchen. Lo que pasa es que son nuestros hijos, allí no había demasiados albañiles, ni demasiados pintores en paro, había más iPad e iPhone, pero en fin, está muy bien que la gente, la gente en general, se movilice y grite. Yo estoy con ellos.

     

    Fina Grau y María de la Morena

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

  • Volver