ENTREVISTA

  • David de Juan Marcos
    EL BAILE DE LAS LAGARTIJAS
  • «A pesar de que estén hablando de todo el realismo mágico que envuelve la novela, yo más bien hablaría de la magia que tiene el realismo»
  • Entrevista a David de Juan Marcos. El baile de las lagartijas

     

    El baile de las lagartijas, según reza la solapa trasera de tu libro esta novela es tu ópera prima y yo me pregunto ¿por qué lo llaman tu ópera prima?

    La opera prima es la primera novela, lo han querido expresar así, pues bueno, yo encantado, en realidad tengo una serie de relatos publicados pero como novela en el mercado es la primera.

     

    ¿Quién es Cayute?

    Un personaje que he sacado de mi infancia y al que he rescatado para hacerlo protagonista de mi novela-. Es un niño que vive en una aldea de frontera y que en un momento determinado, junto a sus tres mejores amigos, prometen que van a permanecer en el pueblo a pesar de que es evidente que el pueblo está quedando abandonado, está quedando olvidado, y no hay ningún tipo de futuro.

     

    Pero, ¿eres tú?

    Pues bueno Cayute de mí, es todo y nada. Hay más de cincuenta personajes en la novela y supongo que yo tendré un poquito de todos, pero no soy yo el protagonista, ni mucho menos.

     

    ¿Dónde está Almoneda?

    Almoneda no existe, es un pueblo imaginario que yo he situado en la frontera entre España y Portugal, el lugar en el que el Duero separa a los dos países y es un lugar en el que había, hace veinte o veinticinco años, una línea férrea que comunicaba Londres con Oporto, que quedó abandonada porque no era viable económicamente y todos los pueblos que vivían del trasiego de gente entre todos los países de Europa que cruzaba esta vía férrea quedaron abandonados.

     

    ¿Ha habido algún Almoneda en tu infancia?

    No, yo soy de ciudad y siempre me ha encantado lo rural, siempre me ha encantado todas estas tradiciones y estos cuentos que me contaban mis abuelos, pero nunca he vivido en un mundo rural por así decirlo.

     

    ¿Esta ciudad es aquella en la que se puede dar cabida a todos esos personajes pintorescos que encontramos a diario por la calle?

    Almoneda no deja de ser una metáfora. Almoneda podría estar situada en cualquier lugar. Sencillamente había que situarla en un enclave, había que darle una personalidad, había que darle un entorno pero en realidad, Almoneda, es un personaje más de la novela y allí da cabida a personajes insólitos, rocambolescos, muchas veces increíbles, pero donde realmente suceden estas historias que muchas veces te cuentan y dices ¡esto es imposible, esto no puede suceder! pero en estas pequeñas aldeas, en este pequeño mundo rural, han sucedido tal cual y no ha habido que exagerarlas para nada.

     

    Entrevista a David de Juan Marcos. El baile de las lagartijas

    ¿Cómo surgen estos personajes tan surrealistas en tu cabeza?

    Pues muchas veces eran personajes reales, historias que me han ido contando, historias de mis amigos, historias que yo he ido viviendo y que sencillamente lo único que he hecho es irlas pasando a través del cristal de mi imaginación para acomodarlas a la trama del libro pero, de imaginario, tal vez tenga menos de lo que el lector pudiera pensar a pesar de que estén hablando de todo el realismo mágico que envuelve la novela, yo más bien hablaría de la magia que tiene el realismo, puesto que todas las historias que cuento sucedieron tal cual.

     

    ¿Piensas como escribes?

    No. No, el primer borrador lo tiraría a la basura muy contento porque tardo más en corregir y reescribir que en hacer el primer borrador. Me gusta mucho cuidar mi estilo, me gusta cuidar mi vocabulario, me pienso mucho cada palabra, cada adjetivo, y por lo tanto sería complicadísimo pensar así y resultaría demasiado pedante.

     

    ¿Serías capaz de escribir sin utilizar las metáforas?

    No. Yo creo que la literatura se tiene que apoyar en las metáforas, la literatura tiene que llegar más allá, no solo es contar una historia de manera lineal, una gran aventura, una gran epopeya… La literatura nos tiene que ofrecer algo más y, a pesar de que puedas leer El baile de las lagartijas como una historia, como un bonito cuento, como un cuento divertido, lleno de nostalgia, con melancolía, siempre hay algo de trasfondo y siempre hay algo de metáfora.

     

    ¿Qué hace falta para poder ver el mundo tal como lo narras en tu novela?

    Pues supongo que cada uno escribe en base a lo que ha vivido y en base a lo que ha leído. Quien diga lo contario, está faltando a la verdad. ¿Qué hace falta? Pues no lo sé, mucho trabajo. La gente habla de talento, habla de inspiración, Picasso decía «La inspiración me llega con el pincel en la mano» y si lo decía Picasso, pues imagínate, hay muy poco de talento y muy poco de inspiración, lo más importante de todo es la ilusión y el trabajo.

     

    ¿Escribes con un folio en blanco?

    Entrevista a David de Juan Marcos. El baile de las lagartijas

    Hay muchos escritores que se sientan a ver qué surge, yo tengo que decir que me cuesta una barbaridad hacer eso, tengo que sentarme sabiendo lo que voy a contar y adonde quiero llegar, después ya se trata de darle vueltas y, como he dicho antes, corregir y reescribir, pero me cuesta mucho sentarme ante un folio en blanco, es un esfuerzo brutal para mí.

     

    ¿Qué hace un biólogo con semejante pluma?

    Pues no creo que sean cosas excluyentes. Mi formación académica me ha servido para hablar de muchas cosas de las que cuento en el libro con conocimiento de causa, me ha servido para no tener que documentarme tanto como otra persona que no hubiera tenido una formación en base a la naturaleza, por lo tanto, toda la formación que tengas y todo lo que aprendas te va a servir después para escribir historias. Yo creo que se aprende a escribir leyendo y se aprende a escribir cometiendo muchos errores y para eso no hay que ser ni biólogo, ni filólogo, de hecho uno de los mejores poetas que habéis tenido aquí en la Comunidad Valenciana era un cabrero.

     

    ¿Qué sentiste cuando te dijeron que te daban la beca para la fundación Gala?

    Pues una alegría muy grande y además problema muy grande porque yo en ese momento tenía una oferta laboral muy buena en Madrid para trabajar en una consultora y era dejarlo todo, dejar muchos años de esfuerzo para marcharme a vivir un año en plan casi monástico a Córdoba y convivir con cuarenta mil personaje estrafalarios, muchos de ellos artistas locos, pintores, músicos, escultores, gente maravillosa, y donde yo me sentía como el recién llegado que no pintaba allí nada pero al mismo tiempo pues era una oportunidad única, un regalo que te da la vida y había que aprovecharla, un año irrepetible y que agradeceré siempre a la Fundación.

     

    ¿Y cuando ganaste el premio Ciudad de Valencia con El baile de las lagartijas?

    Pues un gran alivio porque yo veía que si no era a través del apoyo de un gran premio o de alguna carambola, un escritor nobel no puede ver publicada su primera obra en una gran editorial como esta. A partir de ahí firmé un contrato con mi agente literario y me consiguió una buena editorial como Temas de hoy dentro del Grupo Planeta. Así que lo primero que sentí fue una gran alegría y después de contarlo a mi familia y celebrarlo pues esa sensación de alivio pues ya empezaba a tener miedo de que ese niño pequeño que has cuidado tanto y has tenido tan protegido en casa, al final se iba a quedar metido en la mesilla de casa y no lo iba a ver nadie.

     

    Una curiosidad, ¿cómo es que este libro ganó el premio en 2009 y se publica en 2011?

    Es una circunstancia simplemente. El premio está convocado en 2009, se da en 2010 y luego, el proceso que te he contado, es muy largo, tienes que buscar editorial, tienes que maquetar el libro, tienes que corregirlo, la editorial tiene que buscar una buena fecha para lanzarlo al mercado… entonces bueno, son circunstancias, el libro podía haber salido en enero como podía haber salido en septiembre de este año.

     

    Si quisiera ser como tú, literariamente hablando, ¿qué consejo me darías?

    Pues que no trataras de ser como yo.

     

    ¿Qué hay detrás de estas páginas? ¿Cómo es David de Juan Marcos?

    Pues supongo que el libro habla mucho de mí. La novela creo que es muy divertida y al mismo tiempo muy triste y una novela que invita a la reflexión, yo creo que también mi personalidad es así. Con mis amigos siempre me gusta estar de broma, siempre estoy de cachondeo pero al mismo tiempo soy una persona muy nostálgica, muy melancólica, me gusta mucho mi espacio y mi soledad para reflexionar y para pensar.

     

    ¿Con quién no has bailado nunca y estás loco por hacerlo?

    No me gusta bailar.

     

    ¿Ni con las lagartijas?

    No he bailado nunca y mi novia siempre me echa la bronca porque no bailo con ella. No he bailado nunca y no pienso hacerlo (risas).

     

    ¿Con qué autor nunca has estado y te gustaría pasar un rato?

    Pues no tengo especialmente idolatrado a nadie, muchas veces cuando conoces a una persona te decepciona o, al contrario, te sorprende para bien y poco se parece a sus libros. Digamos que no pagaría dinero por cenar con nadie.

     

    ¿Por qué todo el mundo tiene la obsesión de cortarle el rabo a las lagartijas?

    Pues porque vuelve a crecer, supongo. En la vida cuando cometes un error y metes la pata, rara vez hay vuelta atrás, sin embargo si le cortas el rabo a una lagartija vuelve a crecer, es como una segunda oportunidad

     

    ¿David nombre, de Juan primer apellido y Marcos el segundo?

    Pues mira es una tradición familiar, mi padre también tiene tres nombres Alejandro Juan Vicente, mi abuelo también tiene tres nombres Samuel Juan Albertos, mi bisabuelo era Juan Nicolás…

     

    ¿Casualidades?

    Casualidades. Cuatro generaciones con dos apellidos que son nombres.

     

    ¿Crees en las casualidades?

    Sí, tengo que creer. El proceso de publicación de El baile de las lagartijas ha sido una casualidad detrás de otra.

     

    Siendo un científico es un poco paradójico que creas en las casualidades…

    No creo en el destino pero sí creo que cuando te propones algo las casualidades te van encontrando.

     

    Un libro, una película y una canción

    El principito, Forrest Gump y canción, una cualquiera de Sabina.

     

    Autor, actor y cantante o grupo

    García Márquez, Javier Bardem y cantante, no sé, me gusta mucho la música celta.

     

    Última decepción

    Hace mucho que no tengo una gran decepción.

     

    Mejor momento que recuerdas de tu vida

    El día que me reencontré con mi novia.

     

     

    Fina Grau

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.


  • Volver