ENTREVISTA

  • Dominique Lapierre
    TODA UNA CARRERA
  • «Cuando escribo estoy todo el tiempo pensando, qué se ve, qué se puede oír y qué se puede oler»
  • Entrevista a Dominique Lapierre

     

    Dominique Lapierre. Tenía 18 años cuando publicó su primer libro Un dólar por cada mil kilómetros pero supongo que ya habría escrito antes ¿Cómo se da cuenta de que quiere ser escritor?

    Yo creo que cuando conocí a Larry Collins durante mi servicio militar. Un americano. Estábamos los dos periodistas con revistas, Paris Match, y un día dijimos «¿Por qué no escribimos un libro juntos que pueda interesar a un gran público?» y fue cuando publicamos Arde París que podía interesar a un público americano y también a un público de Europa, y desde este momento yo supe que iba a ser escritor.

     

    Ha escrito grandes obras literarias en solitario y otras tantas colaborando con Larry Collins, con Jean Pierre Pedrazzini o Javier Moro ¿Cuál es la principal diferencia de escribir solo o con algún compañero?

    Bueno, cuando escribes con un compañero puede ser que un tema se haga más rico porque intervienen dos culturas. Yo he tenido mucho éxito en solitario con La ciudad de la alegría y otros libros y ha sido, realmente, una carrera muy rica con colaboradores o en solitario. Tengo un recuerdo muy bueno de Larry Collins, y de Javier Moro con el libro con el libro de Era medianoche en Bhopal.

     

    Entrevista a Dominique Lapierre

    ¿Qué recuerdos le quedan de aquellos momentos, de aquellos sentimientos, en los que publicó su primer libro y se convirtió en best seller?

    Maravilloso, para un joven de 18 años leer en los periódicos que su libro es un best seller, el sentimiento que me queda es un sentimiento de orgullo.

     

    ¿Y qué se siente ahora, cuando uno de los mayores grupos editoriales del mundo, como es el Grupo Planeta, le dedica una biblioteca en exclusiva para recuperar el conjunto de su obra?

    Creo que es una idea muy buena esto de hacer una biblioteca con los grandes temas de la historia contemporánea, la guerra con Arde París, el nacimiento de Israel con Oh Jerusalem, la indiferencia de la India con Esta noche, la libertad, el terrorismo nuclear con El quinto jinete… Pienso que es una idea extraordinaria el poner junta toda una obra que habla de estos grandes temas.   

     

    ¿Se considera un visionario con lo que está aconteciendo en estos momentos y usted escribió hace tanto tiempo sobre Gadafi?

    Sí, claro, es un libro visionario. Premonitorio.

     

    Pasó dos años conviviendo con la miseria y la pobreza para poder documentarse en algún libro, pero ¿de dónde surge la idea de hacer la promesa de donar, a los pobres de las chabolas de Calcuta, la mitad de los beneficios que generara la publicación de La ciudad de la alegría?

    De una invitación de la madre Teresa de Calcuta que me dijo que no era suficiente con escribir libros, que se debe también hacer algo para poder cambiarlo. Cambiar las injusticias en el campo de batalla, no solamente escribir. Realmente ella me enseñó el camino.

     

    Entrevista a Dominique Lapierre

    ¿De qué libro guarda mejor recuerdo o le tiene un cariño especial?

    Todos, todos son mis niños afectuosos.

     

    Es indudable, e incluso incontable, todo lo que usted le ha aportado y sigue aportando a la India pero ¿qué es lo que la India le aporta a usted?

    Un proverbio extraordinario que dice que «todo lo que no se da, se pierde». Es un proverbio que viene de la gente más pobre de un barrio de chabolas de Calcuta. Es un mensaje extraordinario y debemos dar aunque sea una sonrisa en la calle a una persona, el no ayudar a una persona a cruzar la calle es una ocasión perdida de dar algo y, como te digo, todo lo que no se da, se pierde.

     

    Un amigo mío, también enamorado de la India, siempre me dice que el estar allí, el respirar en aquel lugar, es un asalto constante a los sentidos donde olores y colores se entremezclan. ¿Con qué olor y con qué color definiría usted a la India?

    Es un mosaico de colores, es imposible de definir uno. Es realmente una experiencia en tres dimensiones. Mira, yo tengo un cartón encima de la mesa donde tengo escritas tres palabras: colores, olores y ruidos; cuando escribo estoy todo el tiempo pensando, qué se ve, qué se puede oír y qué se puede oler. La India es un país «multidimension» siempre, y no tienen por qué ser olores malos, pueden ser buenos, pero siempre hay una dimensión olfativa, visual y sonora.

     

    Entrevista a Dominique Lapierre¿Cómo es Dominique Lapierre? ¿Si tuviera que definirse con una sola palabra, cuál sería?

    Curioso

     

    ¿Qué queda del joven y precoz escritor de Un dólar por cada mil kilómetros o Arde París?

    La misma cosa, la curiosidad. Yo creo que he conocido mi vida siempre con curiosidad hacia los demás.

     

    ¿Qué consejos, a modo de legado, le daría a los escritores nóveles del mundo?

    Que compartan la vida de otra gente, que salgan, que no se queden en su universo y que realmente intenten entender lo que pasa en el resto del mundo para compartirlo con los otros.

     

    ¿Cree que ya lo ha hecho todo en su vida o le queda algún deseo por cumplir?

    Siempre hay cosas nuevas por hacer. La vida es tan rica y tan llena de experiencias que nunca me aburro. Los españoles deben leer mi último libro O llevarás luto por mí, es la historia española que fue censurada durante el franquismo y que hemos podido publicar ahora completamente. Es un libro muy interesante y que tú debes leer.

     

     

    Fina Grau

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.


  • Volver