ENTREVISTA

  • David Solar
    CAVERNAS, PIRÁMIDES, IMPERIOS
  • «No sé si es el libro que tienen que leer los alumnos pero creo que es el libro que tienen que leer los profesores de los alumnos para encontrarle alguna gracieta al asunto y decidan que la Historia ...»
  • Entrevista a David Solar ¿Creé que este título resume todos los acontecimientos que se relatan en esta obra?

    Evidentemente no, pero sí da una pequeña pista de que aquí se va a hablar de la Prehistoria, que es cuando el hombre vive en general en cavernas, aunque es cierto que en otras épocas históricas también vivió en cavernas pero lo normal es que viviese en cavernas, o en chozas, o cosas equivalentes, en épocas prehistóricas. Pirámides es un título que trata de abarcar muchas cosas. Evidentemente abarca a Egipto pero también quería abarcar ese Próximo Oriente más o menos vinculado con Egipto. Imperios, por otro lado, aunque solo abarcase a Egipto, fue tanta su importancia en la antigüedad que bien merecía un titulo central en la portada del libro. Hubo imperios de muchos tipos desde Mesopotamia, hubo imperios 4.000 años antes de nuestro tiempo es decir 2.000 años a de C. y hubo imperios que llegaron hasta el 500 d de C. Te hablo, por ejemplo, del Imperio Babilónico entre los más antiguos y el Imperio Romano entre los más modernos. El título de un libro no es un editorial, no podemos escribirlo todo pero creo que sintetiza bastante bien la voluntad que yo tenía al escribir este libro. He de reconocer que el título me lo dio la editorial pero yo dije que me encantaba, por tanto todos quedamos contentos.


     La herencia cultural de nuestro mundo ¿tiene un balance positivo o en el computo general podemos decir que han pasado más catástrofes que cosas buenas?

    Yo soy un hombre optimista, por tanto, junto a las catástrofes que es lo que suele arrancar los grandes titulares, creo que ha habido muchas más cosas positivas que catastróficas. Cierto es que una guerra con muchas víctimas es lo que arranca el titular pero creo que hubo mucha más gente dedicada al bien de sus conciudadanos. Prefiero recordar a Sócrates, Platón, Aristóteles, a Desmósteles, prefiero recordar a Pitágoras, en fin, a gentes positivas, fantásticas, con unas mentes privilegiadas que realmente labraron los cimientos de la humanidad. Los cimientos de la humanidad no los pusieron las catástrofes, ni los Generales, ni siquiera Aníbal o Escipión el Africano. Ellos ganaron sus guerras más o menos, cambiaron el curso de los imperios y las dominaciones, eso es verdad, pero los que cambiaron la mentalidad y la cultura, los que dejaron verdadero rastro en la Historia fueron la gente como Tirteo, Safo, Anaqueronte, Arquíloco de Paros, Píndaro… esta era la gente que de verdad han hecho la humanidad, son los que de verdad han dejado rastro. Prefiero pensar que es una herencia altamente positiva porque hemos progresado, si no estaríamos en las cavernas que tampoco estaba mal, no se habrían inventado guerras pero estaríamos mucho más atrás con elementos negativos para la humanidad.


    Entrevista a David Solar¿De dónde surge la idea de escribir este libro con esta forma, tan inusual, de conocer la Historia?

    La idea me la da la editorial pero se juntaron el hambre con las ganas de comer porque yo llevaba 35 años, más o menos, dirigiendo revistas de Historia y diciendo a mis amigos, los historiadores e investigadores, la gente que de verdad sabe historia, que tenía que cambiar el paso, dejar de escribir para cuatro, que tenía que escribir para un gran público porque si no, la Historia iba a quedar reducidísima a un cenáculo de privilegiados que hubiesen estudiado la carrera. Yo creía que la Historia debía de trascender al gran público y no hacer un comentario bibliográfico sobre el asunto porque ahuyenta a cualquier lector por eso la Historia tenía que contarse como es la vida. La Historia que vemos en los libros no deja de ser una acumulación de datos económicos, sociales, políticos y militares. La Historia es eso y muchas más cosas, cómo se nace, cómo se vive, cómo se muere, cómo se ama, cómo se ríe, cómo se come, cómo se anda, cómo se piensa, cómo se divierte… es todo, y todo debe estar enhebrado. En este libro, a veces no lo habré conseguido pero he tratado que todo apareciera cómo es la vida de las gentes. Los políticos antes de ser políticos fueron niños y luego van a ser abuelos, y en medio se casaron, y tuvieron hijos, y amaron, y se desesperaron, y se rieron , y sufrieron… pero eso de una Historia absolutamente seria, adusta, en que los personajes están como si fuesen de cera o subidos en un altar, intocables, rodeados de fechas, de nombres de batallas, de convenios, de tratados… eso no es la vida y tampoco es la Historia porque la Historia es la historia de la vida. 


    Cuando estaba escribiendo este libro, ¿pensó que sería un buen libro de referencia para los escolares, una especie de guía de consulta sobre hechos históricos?

    Pues la verdad es que no, pensé que sería un libro que divertiría a mis hijos, amigos… y es posible que a algún despistado que termine comprándolo. No es que el libro sea de broma, es un libro de cómo yo concibo la Historia, una Historia integral donde aparece el hombre fundamentalmente. No sé si es el libro que tienen que leer los alumnos pero creo que es el libro que tienen que leer los profesores de los alumnos. Seguramente para criticarme pero también es posible que para encontrarle alguna gracieta al asunto y que decidan que la Historia hay que contársela tan alegremente a los alumnos que les enamore.


    Entrevista a David Solar¿Cree que ha dado un buen repaso a todos los grandes acontecimientos históricos o piensa que se le ha quedado alguna en el tintero?

    Bueno, la mitad se ha quedado en el tintero pero ¿cómo en 1.000 folios voy a contar toda la vida, la Prehistoria e Historia Antigua del hombre? Requeriría 5 libros como este. Por supuesto que se me ha quedado fuera la mitad y, para algunos, seguro que se me habrá quedado lo más importante pero, de cualquier forma, he contado lo que buenamente he podido dentro de las limitaciones de espacio.


    ¿En qué se ha basado para la selección de anécdotas e historias? Indudablemente se han quedado fuera muchas como ha dicho.

    Esto es un pequeño secreto editorial, este libro tenía 1.000 y pocos folios y se ha quedado reducido a unos 900 porque la editorial no podía abordar un libro que tuviese 100 páginas más con lo que supone de encarecimiento y dificultad comercial. Por eso la editorial le encargó a uno de sus editores que hiciese una limpieza y yo estoy muy de acuerdo con la limpieza que hizo, a los autores nos duele que nos corten los dedos y a mí me cortaron alguno que otro, dentro del dolor, he de reconocer que lo hizo divinamente bien aunque algunas que incluí ahora no están.


    Un mundo en ruinas, La caída de los Dioses, La venganza de Hitler… ¿David Solar tiene una obsesión especial con la Segunda Guerra Mundial o simplemente cree que a la mayoría de los ciudadanos nos falta información necesaria para hacernos una idea real de lo aconteció durante y tras la guerra?

    Los autores solemos escribir los libros por contrato, yo nunca escribo el libro que quiero sino el que me contratan (risas). Hay editoriales que les interesa mucho eso y me piden libros como ese y yo los escribo. Soy un historiador especializado en esa época contemporánea y a mí lo que me interesa es fundamentalmente el mundo de entreguerras, desde 1914 hasta 1945 o 1950 por las consecuencias de la postguerra, y en ese período, el momento estelar, sin duda, es el momento de Hitler, no es que sea una estrella porque es un ser malvado y despreciable pero es lo que a la gente le interesa y lo vende y es lo que me piden.

     

    Entrevista a David SolarFundador de revistas históricas así como comentarista, redactor o guionista. ¿Con qué faceta de su trabajo se queda? ¿Cuál realiza con mayor comodidad?

    Dirigir revistas, a mí lo que gustaba era fundar revistas y dirigirlas lo que pasa es que también eso cansa y cada cosa tiene su momento. Ahora estoy jubilado después de dirigir, durante 34 años revistas y decidí que había que hacer otra cosa, por eso ahora me dedico a escribir libros y dar clases y a ver, de vez en cuando, una nieta preciosa que tengo.


    Para acabar, explíquenos si el tipo de libros que usted escribe está solamente al alcance de los historiadores. ¿Cuánto le costaría a un escritor novelista documentarse para hacer semejante obra como la que tenemos ahora mismo delante?

    Sé lo que me ha costado a mí (risas), no puedo saber lo que les costaría a los demás. Digamos que la idea de cómo está escrito este libro la tenía desde siempre porque era una idea de divulgación, por tanto meterme en el espíritu de ese libro a mi no me costó nada. Documentar cada momento en un periodo en el que uno no es especialista sino que tiene que documentarse sí que me costó mucho sacrificio y mucho tiempo. Yo he trabajado en este libro muchas horas, le he dedicado un año entero pero, en medio, ha habido clases y otras cosas. De verdad, de verdad, este libro tiene aproximadamente unos 250 días a 8 horas diarias, más o menos unas 2.000 horas de trabajo.

     

     

    María de la Morena

     

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

  • Volver