ENTREVISTA

  • Edmundo Díaz Conde
    EL PRÍNCIPE DE LOS PIRATAS
  • «Me parece que el encanto es el reto para cualquier escritor, pocos escritores tienen encanto»
  • Entrevista a Edmundo Díaz Conde. El príncipe de los piratas

     

    Si tuvieras que hacer tú la sinopsis de la novela, ¿cómo sería?

    Replique Rolex | Replique Montre

    Como una historia rebosante de aventuras, la clásica de piratas. Estamos en 1670 y el protagonista, Íñigo Santacruz, es un pirata español a punto de ser ajusticiado en la cárcel de Madrid; en el último momento es liberado por un misterioso personaje, lugarteniente del filibustero más famoso de la época, Henry Morgan. ¿Por qué liberan a Santacruz?, porque desean que participe en la expedición de castigo a España más famosa de la época que fue el expolio a Panamá: el ataque que arrasó la ciudad y se llevó todos los tesoros. A pesar de que Santacruz quiere dejar la piratería es chantajeado con la vida de su hija pequeña, de siete años, para que se alíe a Morgan en la expedición. Y ese es el dilema moral que tiene que sufrir mi protagonista, atacar posesiones españolas y volver a la piratería en beneficio del futuro de su pequeña.

     

    Me llama la atención el comienzo del libro cuando pones «Tres meses antes» y todavía no ha empezado nada, ¿antes de qué? ¿No sería más fácil de interpretar poniendo «Tres meses después» cuando va a empezar la narración del ataque?

    Me parecía que tenía más gracia porque era una forma de subrayar que la acción principal transcurre después, lo que estamos haciendo es un flash back, no empezamos cronológicamente, sino que le decimos al lector «Tres meses antes» de lo importante, le estamos alertando para que sepa que lo importante no ha empezado todavía.

     

    Histórica, de aventuras, ficción… tiene tanto de todo que sería un poco complicado encasillarla en algún género concreto

    Yo creo que la transcripción sería completamente del género histórico, pero al mismo tiempo me parece que la etiqueta más importante y la que hay que subrayar a doble trazo es novela de aventuras. Además con un sesgo romántico que yo quisiera no esquivar porque es una novela en pos de un tesoro, en pos de una libertad y en pos del amor, del amor del protagonista hacia su hija y la pasión que siente por la protagonista que le lleva y le conduce al fin del mundo. Es una novela en la que los personajes principales se mueven a través de emociones y de pasiones fuertes.

     

    Esa era la siguiente pregunta, la parte romántica. ¿Crees que hubiera funcionado igual sin esta parte amorosa o se hubiera quedado coja la historia?

    Por supuesto que se habría quedado coja, totalmente coja. Por eso digo que es una novela romántica de aventuras, porque lo fundamental son las pasiones, las emociones de los protagonistas que conducen la trama, espero, a buen puerto. En ese sentido tenemos a nuestro protagonista, al villano, al lugarteniente del villano, a la chica que es parte importante, a la esposa del protagonista… la emoción femenina, la femineidad en una novela curiosamente de piratas, cobra un protagonismo fundamental.

     

    Entrevista a Edmundo Díaz Conde. El príncipe de los piratasAun así, y en mi opinión, gran parte del peso emocional de la novela recae en la tierra, en la tierra como patria.

    Era muy importante reflejar el sentimiento de amor y de afecto por la propia tierra y en este aspecto podríamos hablar de patriotismo o de nacionalismo. La única diferencia reside en que haya una patria o un estado o no lo haya, si hay un estado es un sentimiento patriótico, si no hay un estado es un sentimiento nacionalista. Es curiosa la diferencia pero yo llegué a esa conclusión, realmente, desde el punto de vista novelístico a mí me interesaba la pasión por la tierra, puede usted llamarlo Valencia, Galicia, España, Europa, me da igual… era el afecto por esa tierra que te ha visto crecer, en la que tienes tus recuerdos de infancia, de juventud y adolescencia, donde te enamoraste por primera vez… era lo que experimentan los protagonistas que pertenecen a todas las nacionalidades de España y se llevan fatal, hasta el momento que tienen que aunar fuerzas para enfrentarse al enemigo.

     

    ¿Te consideras patriótico?

    Ese término es muy curioso y en España suena fatal. En el siglo XVII la gente llamaba patria a su comarca y, como sucede ahora, los españoles de las diferentes nacionalidades se llevaban horriblemente mal entre sí, pero cuando viajaban al extranjero se sentían españoles y se llevaban estupendamente. Yo pongo una pregunta sobre la mesa: ¿Un país tan ingrato como el nuestro, merece lealtad? Esa es la pregunta que trata de responder la novela con las armas de la ficción.

    replique montre rolex | Replique Rolex | Replique Montre

     

    ¿Y en la parte histórica cómo te las has ingeniado?

    Siempre tienes que ser lo más minucioso posible para integrar el universo de la ficción en el histórico. En este caso hay un porcentaje rigurosamente histórico y estaba bastante documentado, concretamente hay un libro de Exquemelin, el médico de Morgan, que escribió unas memorias en torno a ese viaje, él participó en ese viaje y nos describe minuciosamente cómo fue, cómo transcurrió la expedición, cómo comían, cómo luchaban… todo está fielmente recogido. Y al margen de eso es cierto que hay que documentarse en otros aspectos sobre la vida de los marinos de la época, del marino español, si existió algún pirata español de la época, que sí lo hubo.

     

    Y entre la parte romántica, la de ficción y la histórica, ¿cuál te costó más de escribir?

    Sin ninguna duda la que más me importaba, la relación amorosa, pero por una razón muy sencilla: en mi opinión, un hombre difícilmente es capaz de diseñar una relación amorosa interesante. Estoy casi convencido de que es más sencillo para una escritora que para un escritor, porque considero que la mujer tiene un universo emocional infinitamente más rico que nosotros. Me resultaba imposible enfrentarme solo a un reto semejante, y hablo de una historia de amor profunda, interesante, suculenta…, tuve que dedicar mucho tiempo a mezclarme y a escuchar a mujeres, no solo por sus cuitas sino por su manera de sentir, y sobre todo por mi propia esposa.

     

    Entrevista a Edmundo Díaz Conde. El príncipe de los piratasEn El club de los amantes también les das mucha importancia a las mujeres y no acaba muy bien, por decirlo de alguna forma.

    Es que me gusta muchísimo el mundo femenino. Opino que en algunas ocasiones los hombres hijos únicos y los hombres con muchas hermanas, ambos polos opuestos, están especialmente predispuesto a sentir mucha atracción y afinidad por el mundo femenino. En mi caso soy hijo único y me parece que la femineidad es maravillosa, enjundiosa, mucho más rica, infinitamente más rica que el mundo masculino y, de hecho, estoy convencido de que el futuro es vuestro, radicalmente. Debe ser vuestro porque nosotros lo hemos hecho muy mal durante muchos siglos.

     

    ¿Por qué crees que hay tan pocas historias de piratas en español, ni siquiera de ficción?

    Creo que es tradición que las historias de piratas y las aventuras del mar sean más de escritores anglosajones. En primer lugar porque los ingleses están rodeados de mar, por otra parte porque El Caribe, tal y como se nos ha trasmitido, era de ellos, por lo que yo quise poner al protagonista español, no había leído ninguna novela en la que el protagonista fuese español.

     

    ¿Por qué estudias Derecho si ya sabías que querías escribir?

    Porque me pareció que el Derecho tenía salida, que podía tener un futuro más o menos solventado, al acabarla tenía la certeza absoluta de no ejercerla nunca porque tenía que ver poco con el mundo de la ficción y la literatura.

     

    ¿A qué edad podíamos datar tu primer escrito?

    Si soy riguroso a los 11 años, escribía poemas. La primera novela la escribí con veintitantos.

     

    ¿Cuáles son tus hobbies?

    Es una buena palabra, hobbies. Yo tenía hobbies de pequeñito (risas). Si lo pienso ahora creo que no tengo ninguno, fundamentalmente lo que hago es escribir y leer. Por supuesto estoy con mis amigos y mi esposa, veo mucho cine, pero no creo que a nada de esto se le pueda llamar hobby.

     

    ¿Los temores de Edmundo?     

    Soy muy aprensivo, cada vez más. Y creo que es muy lamentable porque cuando era jovencito pensaba que me volvería más experimentado y sabio con la edad, y por lo tanto menos miedoso, pero me he dado cuenta de que los años me proporcionan más miedos en lugar que quitármelos.

     

    Define aprensivo en este contexto

    Tengo miedo a las enfermedades, respeto mayúsculo. A la fragilidad del ser humano, física y mental. Cada vez somos más frágiles y yo soy más consciente.

     

    Entrevista a Edmundo Díaz Conde. El príncipe de los piratas¿Dónde te quedarías para siempre? (Ubicaciones de la novela)

    Ahora debería decir que en Isla de Tortuga antes de que se aburguesasen los piratas. Supongo que en toda la zona del Caribe paradisiaca y exuberante, porque todo lo paradisiaco tiene tintes románticos. Allí me quedaría con mi amor, claro, solo no.

     

    Tu momento del día favorito

    El crepúsculo.

     

    ¿Tendría que ser rojizo?

    No necesariamente, el atardecer, la puesta del sol. Y preferentemente en el mar.

     

    Tu lectura preferida

    Tengo muchas, no podría decirte una. Tengo muchos autores de cabecera a los que releo una y otra vez. Y títulos.

     

    Primer libro que recuerdes que leíste y te impactó

    No es por hacer publicidad del género, pero creo que fue La isla del tesoro. Risas. Es por una razón muy sencilla, él lo escribió para un público evidentemente juvenil y, sin embargo, luego llegó a todo tipo de público, y al mismo tiempo porque él era un literato de cuerpo entero, era muy selecto, un poeta; y que un poeta tenga la capacidad de escribir algo con gancho, para cualquiera, es tener muchísima magia, es tener encanto. Me parece que el encanto es el reto para cualquier escritor, pocos escritores tienen encanto.

     

    Un personaje de ficción al que nunca hayas olvidado

    Muchos, pero por ejemplo te voy a decir Sancho Panza porque representa la españolidad en muchos aspectos, positivos y negativos.

     

    ¿En qué estás trabajando ahora?

    Estoy barajando dos o tres proyectos. Como se sabe y esto es un tópico, las supersticiones le llevan al autor a no hablar demasiado de los proyectos futuros. Barajo esas opciones y no sé todavía con qué carta quedarme. Espero que el tiempo me lo vaya diciendo.

     

    Fina Grau

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->

  • Volver