ENTREVISTA

  • Sergio Alarte
    TORMENTAS DE VERANO
  • «Plantean jóvenes manipulables y el «borreguismo» al poder, se está mermando mucho la capacidad de librepensadores»
  •  

     

    Entrevista a Sergio R. Alarte. Tormentas de veranoTormentas de verano ha sido definida como «novela juvenil» ¿no es un poco atrevido tildarla así con lo cuidado y esmerado que está el texto?

    No, yo creo que es un texto muy asequible, es cierto que mezcla poesía en los duelos de juglares y que tiene momentos un poco más álgidos donde hay más carga y no son párrafos simples, pero, el lenguaje en sí, yo creo que es bastante simple a excepción de unas cuantas palabras.

     

    A mí me parece mucho más que una novela para un niño de quince años…

    Sí, bueno, eso sí que lo creo. Realmente es una novela juvenil pero no para cualquier joven, es para esos jóvenes a los que le gusta leer y realmente tienen ese interés en aprender cosas. Sería una Young adult que se suele decir.

     

    Vemos un perfecto maridaje entre la jerga juvenil y los poemas de los más grandes de la literatura española, ¿cómo se consigue este perfecto casamiento sin que chirríe en ningún momento?

    Realmente los poetas de la literatura española tienen que estar presentes en esta novela. Esa era la idea en un principio y por eso repasé el temario de la ESO para ver qué poetas podía meter como Garcilaso, Lorca, que se toca muy de pasada, o José Hierro que también se toca poco siendo uno de los grandes maestros de la Edad Perdida y la posguerra, y que usa el verso blanco que es más asequible para los jóvenes que los de Garcilaso, Góngora o Quevedo; y tocaba meterlos porque cuando los jóvenes van a un curso de verano no quieren estudiar lo mismo de siempre y como siempre, porque es verano, tienen muchas hormonas… y lo que quería plasmar es eso, que estudiar no siempre tiene por qué ser un rollazo.

     

    Hablando de los grandes, citas a muchos autores y muchas obras, ¿cuánto has tenido que leer para escribir esta novela?

    Bueno ya los había leído a todos, ese trabajo lo tenía hecho. Durante mi época universitaria estaba con un grupo poético en el que los recitábamos y los tenía muy tocados, cuando cogía un libro directamente era para ir a buscar alguna frase que recordaba o algún poema que me había gustado en especial.

     

    En ciertos pasajes de la historia nos encontramos con claras alusiones a un descontento actual y muy popular ¿qué reivindicas?

    Reivindico que los jóvenes estén dispuestos a luchar y que no bajen los brazos. Bueno y además de los jóvenes, todos. Esta lucha por los derechos está retrocediendo, se dice claramente en la novela y nos corresponde a todos enfrentarnos. También hay muchas etiquetas sobre la generación ni-ni y demás que no tienen por qué creérsela, hay muchos jóvenes con inquietudes y que sí se manifiestan, ahí tenemos como ejemplo a los del Lluis Vives de Valencia, a esos jóvenes va destinada la novela para darles ese apoyo que a veces necesitan, o esa orientación de que el camino es protestar y reivindicar porque si no el barco se hunde con todos.

     

    También nos encontramos con muchos escenarios reales que encajan a la perfección con la historia, ¿existen todos?

    No, algunos existen, otros no.

     

    ¿La librería Vivas?

    No, es un invento total. Risas

     

    Entrevista a Sergio R. Alarte. Tormentas de verano

    ¿Cuáles más son inventados?

    A ver, el Caballerizas existe, la Casa de la Espiritualidad también existe aunque no es como yo la describo… no sé, es un juego porque la mayoría de las cosas existen, hasta el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos existe y el Jardín de Calisto y Melibea… casi todos existen.

     

    ¿Por qué decides que la protagonista central sea una chica? ¿Necesitabas un ser inteligente?

    Risas. En principio me apetecía que fuera chica. En primer lugar porque el público lector juvenil en su mayoría es femenino y en segundo porque nunca había escrito una novela que la protagonista fuera una chica.

     

    ¿Pero primera persona del femenino?

    Por nada en especial, me apetecía.

     

    ¿Cómo surge el JAE en tu cabeza?
    Surge por un curso que me propusieron hacer a mí cuando estaba haciendo COU, me llamó una profesora a final de curso para ver si estaba interesado en hacer un curso en el que se iban a una casa y estaban allí un par de semanas con filosofía y hablando de estos temas, me invitaba porque veía que me gustaba mucho y que tenía potencial y ganas. No pude ir porque yo en esa época estaba trabajando pero se me quedó ahí la espinita y con el tiempo recuperé la idea de un curso de verano en el que un grupo de chavales con esas inquietudes se pudieran ir a desarrollarlas y a encontrarse en un espacio diferente, con unas propuestas y una orientación.

     

    ¿Y la idea de la trama de fondo en el Centro de Láseres Pulsados Ultracortos Ultraintensos?

    Porque tenía que haber una tensión, algo que rompiera la apacible calma para darle ese punto de intriga que te haga leer más, avanzar más para ver qué está pasando ahí. No quería hacer una novela romántica de fantasía urbana y quería algo más actual porque la Ciencia Ficción es lo más cercano a la realidad en muchos aspectos. Buscando cosas que había en Salamanca me encontré con este centro y a partir de ahí hablé con Joan, un amigo físico, y me ayudó con esto para poder tejer la trama con las ondas electromagnéticas ionizantes y construir el resto.

     

    Al principio del libro nos encontramos con unos jóvenes con inquietudes artísticas y literarias con unos profesores igual de apasionados que nos recuerdan a El club de los poetas muertos y más adelante otros pasajes que esta vez nos llevan a El nombre de la rosa, con esos monjes muertos de forma misteriosa, ¿estos paralelismos son conscientes o salió así?

    Son conscientes. El club de los poetas muertos es una de mis películas favoritas y El nombre de la rosa otra, y aquí tengo que decir que no he leído el de Humberto Eco porque nunca ha caído en mis manos y es una de mis lecturas pendientes. Siempre he pensado que un monasterio es un lugar adecuado para una novela de misterio y de crímenes. Todo encajó a la perfección, la trama de poetas en el duelo de juglares con el monasterio, con el curso de verano y con los láseres… lo batí todo bien juntito y salió.

     

    ¿Y más actividades literarias y artísticas? Echo un poco de menos más acción relacionada con el curso en sí.

    Es posible que se quede un poco corto pero tampoco quería agobiar a un público juvenil menos dado a los temas de estudio e impedirles que acaben la novela. Que se viera el aspecto del JAE ya valía, podía haber puesto más pero me limitaba el público, si no arranca la trama de misterio donde ya pasan cosas serías, secuestros, asesinatos y demás, la gente se cansaría.

     

    Entrevista a Sergio R. Alarte. Tormentas de verano

    Volviendo a los personajes, ¿no crees que has dejado a Julia un poco sola y sin novio quitándole protagonismo?

    Sí, risas. Digamos que la voz es neutra. Yo quería que Julia fuera neutra al igual que no es una protagonista al uso, no es la que resuelve los enigmas, ni mucho menos, además tiene brontofobia por lo que cuando hay tormenta le dan ataquitos y eso le impide ser la que define y no puede hacer cosas que sí que hacen Tati, Azu o la Buñuela. Es una protagonista un poco Sui géneris, no una protagonista heroica porque es la que lo ve todo desde un punto de vista más objetivo.

     

    En un momento dado pasas el protagonismo a una de las amigas siendo ella el centro de la historia, ¿se te fue de las manos el personaje creciendo solo o quisiste que fuera así?

    Fue un poco de las dos cosas. Este personaje al que te refieres cogió protagonismo enseguida, al principio iba a ser la que tenía más recursos porque es la más audaz y la más retadora. Finalmente me pareció más adecuado que fuera ella porque la otra tenía otro tipo de rollos en su cabeza.

     

    Después de leerla varias veces, ¿no crees que le falta un poco de sexo?

    (Risas) Sí, si lo he pensado.

     

    No hace falta que sea explícito pero la edad lo pedía, ¿no?

    Sí, pero un monasterio tal vez no sea el lugar más indicado, están los monjes, los profesores… no sería fácil que sucediera cuando estás interno y la tutoría recaería sobre los profesores y si pasara algo se podían buscar la ruina. (Más risas). Preferí explotar el amor platónico, ese amor más idealizado, el amor más joven, más puro y más inocente porque suele ser más propio de los jóvenes, de esos jóvenes «culturetas» donde todo es más lírico.

     

    ¿Habrá un segundo curso del JAE?

    Está planteado pero quiero esperar a ver cómo funciona este. Además me gusta escribir muchas cosas y no me quiero encerrar en un registro. Ahora me han propuesto un relato largo de Ciencia Ficción para una antología de la que no puedo decir nada más. Tengo muchos proyectos en este momento.

     

    ¿Opinas que aún quedan este tipo de inquietudes entre los jóvenes?

    Creo que los «culturetas» siempre hemos sido minoría, no tienen por qué ser empollones sino chavales con inquietudes. Siempre habrá y siempre ha habido aunque ahora se lleve más el «chabacanismo» y el «chonismo» y lo que se ve es la mayoría aunque esa minoría siempre esté ahí.

     

    ¿Les están robando el futuro a los jóvenes?

    Sí, claro que sí. Aumentan las tasas de la universidad, reducen el número de becas y todo está en aumento para impedir que sigan saliendo muchos más jóvenes pensantes que compliquen las cosas que los de arriba quieren hacer. Plantean jóvenes manipulables y el «borreguismo» al poder, sí, se está mermando mucho la capacidad de librepensadores y no creo que sea adecuado. Si ahora hay gente como yo, con estudios, de orígenes humildes es porque hubo mucha gente que planteó que la cultura fuera accesible a todo el mundo por medio de becas y estamos retrocediendo. Estos jóvenes tienen en su mano el parar este retroceso.

     

    Entrevista a Sergio R. Alarte. Tormentas de verano¿Quién es Sergio Alarte y desde cuándo escribe?

    ¡Ay! ¿Quién soy yo? Pues no sé, risas. Yo soy yo y mis circunstancias ja ja. Como te decía soy una persona de origen humilde y que estudió por medio de becas, y empecé a escribir desde pequeño, los cuentecitos que hacemos todos. Fue a partir de los doce años, cuando conocía a Tolkien, el momento en el que me decidí a escribir algo porque me encantó, me sumergí en la Tierra Media, empecé a escribir varias novelas que eran muy parecidas a El Hobbit y El Señor de los anillos y pensé que no iba a ningún lado porque para eso ya estaban esas mucho mejores que las mías. Una de ellas sí que la reservé y con el paso del tiempo fue creciendo con algún mapa, algunas historias… y al final la retomé para El yelmo del caballero. Pero fue a esa edad, con doce o trece años, cuando empecé a escribir con la Olivetti, y de hecho tengo todavía muchas cositas de aquella época.

     

    ¿Cuántos registros literarios tienes para cuántos géneros?

    Yo creo que me atrevería casi con cualquier género. Lo que me da mucho respeto es el teatro, que aún no me he decidido, y eso que he leído muchísimo. La poesía ya la he tocado y me encanta y dentro de la novela no me cierro a ningún género.

     

    ¿Novela negra, política, erótica…?

    Sí, sí. Tal vez la romántica me daría un poco más de reparo por la insustancialidad de ese género. Me refiero a la novela romántica pura, con triángulos amorosos y esas cosas. Quizá sea lo que menos me atrae, le daría un aire más lírico y más poético para llevarla a mi terreno y trastocaría el género.

     

    Un hobby

    La música, me gusta todo, rock, metal, heavy, jazz, clásica… También toco la batería en una banda de Hard rock y es uno de mis hobbies favoritos. También me gustan mucho los juegos de fantasía online.

     

    Una frase que siempre digas

    Rectificar es de sabios.

     

    ¿Qué hubieras dado por asistir a un curso como el que planteas en tu novela?

    Muchas cosas, todo no, pero desde luego me hubiera gustado mucho asistir a un curso así.

     

    Última película que viste en el cine

    El hobbit.

     

    Fina Grau

    Quizá también te interese:

    EL YELMO DEL CABALLERO

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

     

    .

  • Volver