ENTREVISTA

  • María Dueñas
    MISIÓN OLVIDO
  • «Las segundas oportunidades pueden llegar en el momento más insospechado y venir de la mano de las personas que se cruzan por nuestro camino de la forma más imprevista»
  • Entrevista a María Dueñas. Misión Olvido

     

    Misión Olvido, título del libro y nombre de una misión franciscana. Desde que empecé a leer el libro intenté descubrir el porqué del nombre pero hasta la página 233 no haces ninguna referencia a ello, ¿esto está hecho así conscientemente?

    Sí, claro que sí. En el título yo quiero jugar con dos cosas, con la misión franciscana que va apareciendo hacia el final, a medida que se va despejando el panorama, y también con el olvido como misión, que es lo que vamos viendo desde el principio, lo que van persiguiendo algunos personajes, el olvido, o el distanciamiento, o el cerrar puertas a cosas que verdaderamente no han quedado cerradas y así dar por zanjadas cosas que no se zanjaron en el pasado. Quería hacer ese doble juego con el título, la misión real, la misión de Nuestra Señora del Olvido, y al olvido como misión vital en referencia a algunos de los personajes.

     

    ¿Y no temes que el lector se canse antes de esa página por no saber muy bien lo que está pasando?

    No, yo creo que no, nadie me lo ha dicho de momento. Llevo mes y medio con presentaciones, encuentros con lectores y nadie me ha dicho nada parecido.

     

    Si hablamos de los protagonistas llega un momento, también sobre la mitad del libro, en el que crees que el verdadero protagonista es Daniel y no Blanca, ¿el personaje de Daniel se te va de las manos en cuanto a madurez, o es algo también premeditado?

    Yo prefiero decir que Blanca es la voz que narra, la voz principal que lo cuenta en primera persona, pero tanto a Daniel como a Fontana yo no los considero personajes secundarios, yo prefiero llamarlos coprotagonistas porque van los tres de la mano. Fontana desde su legado y su recuerdo y Daniel vivo y cruzándose en el camino de Blanca casi que de manera casual y Blanca interaccionando con los dos, diríamos que es un trio protagonista, no creo que haya esa competencia entre cual de los dos es más protagonista. Estaba previsto también desde el principio.

     

    ¿Por qué decides que sea Ramón J. Sender el hilo del que tirar en la historia de Daniel?

    Porque yo quería recuperar la figura de los escritores, de los académicos, de los intelectuales exiliados en Estados Unidos, en universidades norteamericanas, y Sender es uno de los más emblemáticos, además es un narrador muy interesante con una carrera muy prolífica. Después está también el Sender hombre, el humano, ya en su madurez, me fue muy útil la correspondencia que mantuvo con Carmen Laforet en las etapas casi finales de su vida. Ahí se veía al Sender más humano, más tierno, más vulnerable, más entrañable… todavía muy trabajador y con mucha capacidad para ilusionarse con nuevos proyectos y a la vez casi enamorado de una forma un poco platónica de Carmen. Me gustaba esa vertiente humana, ya conocemos al escritor y sabemos poco más allá de los datos de la biografía, de la esencia del hombre, y a mí me interesaban las dos vertientes.

     

    Entrevista a María Dueñas. Misión Olvido

    Respecto a esa parte de la historia, si tú te tuvieras que pronunciar, ¿cómo te definirías Galdosiana, Lorquiana, Cervantista…?

    (Risas) ¿Qué cómo me definiría yo? Yo de ninguna de las maneras me compararía con ningún académico según su especialidad.

     

    ¿Y por gusto?

    De todo, me gusta Galdós y me gusta cualquiera. Es que no tiene nada que ver, me gusta Galdós como me puede gustar Lope de Vega sin necesidad de que sean incompatibles.

     

    Y en cuanto a Blanca, ¿cuánto hay de María en la personalidad de este personaje?

    Pues solamente el perfil más exterior. Mujeres de nuestro tiempo y profesoras de universidad y madres, nada más. No es mi alter ego en absoluto, aunque sí es verdad que el crearle un personaje tan familiar y tan cercano, me ha facilitado mucho el poder meterme en su piel, para crearla, para ponerla en movimiento porque sus circunstancias y comportamientos son un poco las que todos tenemos cerca, a nuestro alrededor: parejas que se derrumban cuando pensaban que iban a estar juntos siempre, hijos que vuelan del nido, incertidumbres que vienen cuando uno cree que ha conseguido el equilibrio y la estabilidad. Todos estamos rodeados de muchas Blancas en nuestras vidas.

     

    Hablemos de la estructura, ¿por qué te decantas por este estilo en flash back para contar las historias paralelas?

    Porque me apetecía hacer eso, que de la mano de los dos coprotagonistas en los que Blanca tiene la voz, Fontana está ya muerto y Daniel, me apetecía que el lector supiera qué fue de ellos en su momento, no que nos lo contara alguien, si no que lo viviéramos, que los acompañáramos en esos momentos que fueron esenciales en sus vidas. De ahí la estructura temática, como en capas que van componiendo la esencia de cada uno de los personajes.

     

    Entrevista a María Dueñas. Misión Olvido

    Sin descubrir nada al lector dinos por qué decides acabar así el libro y no con lo que, por cuestión de edades, sería más lógico.

    Porque las segundas oportunidades pueden llegar en el momento más insospechado y venir de la mano de las personas que se cruzan por nuestro camino de la forma más imprevista, a mí me gustaba más este final, me parecía más entrañable.

     

    En tu opinión ¿crees que ha cambiado en algo la «marca España» de los años cincuenta a la que ahora se está vendiendo en Europa?

    Sí, claro, claro, hemos cambiado muchísimo y al igual que ha cambiado el país, ha cambiado su imagen externa, lo que pasa es que ahora estamos en una época muy mala para nosotros y además sufrimos un descrédito internacional bastante considerable. Todo el mundo sabe que aunque estemos pasando un momento malo, España, desde los años cincuenta hasta antes de la crisis, se había convertido en un país que había dado la vuelta como un calcetín.

     

    Hay historias que cuentas, como la de la portera, en las que no parece que haya cambiando mucho, todavía hay mucha gente, y cada vez más, en la actualidad que lo pasa así de mal, incluso la incultura se acrecienta.

    Sí, pero no con la dureza con la que se vivía entonces. Esta mujer es fruto de la guerra primero y de la posguerra después, nosotros mantenemos la memoria pero no tenemos esas carencias, esa represión, no tenemos esa España tan dura que a ellos les tocó vivir. Afortunadamente.

     

    ¿Y como la crisis siga así, crees que llegaremos?

    No, porque no son los mismos componentes. Ahora es una crisis económica fundamentalmente que no afecta a todo el mundo. Aquello fue derivado de una guerra civil y eso sí que no lo vamos a repetir nunca. Vamos, estoy convencida. Por muy, muy dura y muy negra que se ponga la cosa no vamos a llegar al horror de la guerra y de la posguerra.

     

    ¿Qué diferencias hay entre este libro y El tiempo entre costuras?

    Son dos libros radicalmente distintos en todos los sentidos. Cambia el momento, cambia el escenario, cambia la protagonista aunque sea una mujer la voz que lo narra. Es más, para abreviar te voy a decir solamente las similitudes que hay, todo lo demás es diferente. Son dos voces de mujer que se ponen en movimiento por una crisis sentimental, por un golpe emocional derivado del abandono de un hombre, ¡ya está! 

     

    Entrevista a María Dueñas. Misión Olvido

    Y literariamente ¿consideras que has pulido el estilo narrativo o es simplemente otro tipo de literatura?

    Es distinto. En la voz de Sira intentaba recomponer el discurso de una mujer de su época, obviamente filtrado, que viniese de una persona más joven, menos madura, más inexperta… y por otro lado intentaba que su discurso fuera de una mujer de su tiempo y ahora la voz es de una mujer mucho más madura, mucho más solvente, con unas reflexiones muy distintas, y también lo que tú has comentado antes, El tiempo entre costuras tenía una estructura más lineal que se movía a golpe de calendario, pasaban los días, pasaban las semanas y así avanzaba la acción, y aquí hay capas superpuestas con distintas voces que nos abren miradas hacia momentos distintos del pasado.

     

    ¿Esperas que Misión olvido funcione igual de bien?

    No, no lo sé, no tengo un objetivo único. De momento está funcionando muy bien, los lectores lo están acogiendo muy bien, cada vez que me reúno con ellos, que es todas las semanas varias veces, compruebo que la acogida está siendo excelente. ¿Hasta dónde va a llegar? pues no lo sé, estamos en tiempos complicados, no hay la alegría para gastar en libros que había hace unos años. No sé hasta donde va a llegar, pero hasta donde llegue, van a ser los lectores los que lo decidan.

     

    ¿Escribes para guardar en el cajón o solo has escrito lo que has publicado?

    Solo lo que publico. No tengo tiempo para guardar en el cajón, empecé a una edad muy tardía y todo lo que he escrito ya está publicado, son estas dos novelas.

     

    ¿No has escrito nada en todo este tiempo?

    No, es que además la promoción de El tiempo entre costuras se ha alargado mucho, no con la intensidad que vamos ahora pero me ha mantenido muy ocupada.

     

    Explícanos a grandes rasgos quién es María Dueñas

    He sido una profesora durante veinte años y ahora mismo estoy en excedencia y me dedico a escribir. Soy mujer de mi tiempo, con las preocupaciones comunes de todo el mundo y con las ganas de que esta nueva etapa de mi vida siga avanzando y se siga consolidando.

     

    ¿Tienes algo empezado o tienes previsto escribir algo?

    Sí, tengo algo previsto lo que no sé es cuándo ni sobre qué. Ningún proyecto concreto.

     

    ¿Qué «Misión» tiene María en la vida?

    Pues varias, ser una persona en constante búsqueda de movimiento y con ganas de hacer cosas distintas, criar a mis hijos y formarlos como personas decentes y que acaben siendo buena gente, formarlos para que se preparen para salir al mundo y seguir ganando lectores, seguir seduciendo a los lectores. Esos son mis planes, no tengo muchos más.


    ¿Qué quiere «olvidar»?

    No quiero olvidar nada porque yo creo que todo vale la pena, todo lo que vamos viviendo, lo bueno, lo malo, lo regular… vamos aprendiendo, nos va dando callo y eso está bien.

     

    ¿Y qué opinas sobre el «Planeta» de Lorenzo Silva?

    Pues muy bien, yo creo que está muy establecido como escritor y esto no es un premio revelación, es un premio de consolidación y de reconocimiento a una carrera larga y fructífera así que me parece bien, estupendo.

     

    Fina Grau

     

     .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

  • Volver