ENTREVISTA

  • Manel Gimeno
    EL MISTERIO DE BOLAÑOS
  • «Tengo la fortuna de vivir de hacer las cosas que me gustan, aunque trabajar es trabajar y no siempre te apetece»
  • Entrevista a Manel Gimeno. El misterio de BolañosPara los que no conocen a Bolaños ni a Penellets ¿de dónde vienen estos personajes que no son del todo desconocidos?

    Surgen de un cortometraje que hice con Rafa Higón y que se tituló Palabras y puños. Ahí inventamos el origen de la historia y creamos a los personajes, lo que ocurre es que una vez acabado el periplo del corto, que ganó algunos premios y que estuvo protagonizado por Antonino Guitian, Juli Leal y Rosana Pastor, yo me quedé con ganas de más, de saber más de esos personajes porque son muy extremos, son personajes muy especiales y tenía mucha curiosidad por saber qué había sido de sus vidas antes de que nosotros los inventáramos para el corto, qué les había generado esa actitud ante la vida tan extraña y tan extrema. Es todo lo contrario a lo habitual, en vez de escribir un libro y luego hacer la película, yo hice primero la película y luego escribí el libro.

     

    ¿Qué te hace volver a ellos al escribir esta primera novela en solitario?

    Pues precisamente la complejidad de esos personajes, los hicimos con mucha vida y con mucha historia, y eso apenas se veía reflejado en el corto. Necesitaba saber más, por eso me puse a escribir sobre ellos, tenían muchas cosas que contar y me iban a dar pie a mí a contar muchas cosas muy extravagantes, y muy divertidas, y muy enloquecidas… y también muy dramáticas. De hecho, me pongo a escribir, aparecen nuevos personajes, nuevas cosas y llega un momento en el que las historias se separan, de manera que el cortometraje tiene un final y el libro tiene otro, parecido pero no exactamente igual.

     

    ¿Por qué un libro? ¿Por qué no una segunda parte del corto o un largo?

    Fundamentalmente porque los proyectos audiovisuales son muy costosos tanto en tiempo como en dinero. Uno puede estar años levantando un proyecto, documental, corto, y no digamos una película, si lo haces en condiciones, claro está, si vas con una camarita digital y te juntas con unos amigos, en un fin de semana tienes el corto hecho. Nosotros lo hacíamos bien, grabamos en alta definición, con equipo profesional, con actores profesionales, con decorado y con un presupuesto alto. Levantar un proyecto así son años y yo no quería esperar tanto tiempo. Por otra parte, la escritura es un ejercicio solitario, particular, en el que tú controlas tu propio tiempo y es mucho más rentable en ese sentido. Además me apetecía mucho escribir, llevo mucho tiempo escribiendo, soy guionista profesional, trabajo en la escritura, en literatura tengo trabajos y he ganado algún premio, pero llevo muchos años entrevistando escritores para mi programa y rodeado de escritores, y he tenido una especie de síndrome de Zelig, como le pasaba a Woody Allen, y de tanto estar rodeado de escritores, dije yo también, a ver qué pasa. Siempre he sido un gran lector, pero en los últimos años, aparte de lo que me apetecía, he leído mucho por obligación, por trabajo y he leído todo tipo de cosas y en un momento dado, con todo el cuidado y la honradez del mundo, decidí hacerlo.

     

    Entrevista a Manel Gimeno. El misterio de Bolaños

    ¿Hace falta ese lenguaje, a veces tan soez, para hacernos a la idea de cómo son estos personajes?

    Sí, porque como vengo del mundo del guión y no de la literatura, he procurado que cada personaje tenga su propia voz. Cada personaje habla de una manera: Cabanes no habla como Panellets, y Panellets no habla como Bolaños, y Bolaños no habla como Gómez, y Ana es tartamuda. En ese sentido he intentado que sea hiperrealista, que los diálogos suenen como los que yo hubiera hecho para una película, creíble, verosímil… Tengo que utilizar esos lenguajes según quien hable para darle verosimilitud.

     

    Periodista en crisis, borracho y hundido en su propia miseria ¿quién es Panellets?

    Pues un pobre desgraciado. No es culpable de esto, lo han dibujado así, ha sufrido un trauma enorme, y que descubriremos al final de la historia, un trauma que le ha trastocado. Además, el trauma que ha sufrido este hombre trastorna a cualquiera. Es verdad que tiene una visión del mundo un poco distorsionada, no tiene la cabeza exactamente como debería, pero en gran medida es por sus experiencias pasadas, por sus traumas con su familia, con su mujer, su paso por el psiquiátrico, los medicamentos… son vías de escape, por eso cuando se encuentra con esta historia del boxeador desaparecido que ganaba los combates por abandono del contrario, él se aferra a esta historia como un náufrago a una tabla. Ve ahí una opción de incorporarse al mundo real haciendo un trabajo, aunque sea un trabajo tan estrambótico como hacer un documental sobre ese personaje, pero para él, de repente, esto se convierte en su objetivo vital, en buena medida para revivirse a sí mismo, para recuperar un cierto espacio en la vida.

     

    Los nombres de algunos protagonistas secundarios, así como de lugares y empresas, son reales ¿cuánto hay de real en la historia y cuánto es ficción?

    La historia es ficción al cien por cien, lo que pasa es que utilizo personajes reales y entornos reales para dar esa verosimilitud a la historia. Coloco mis personajes de ficción y las situaciones que me invento en entornos que existen en realidad, o que han existido, y con los personajes lo mismo: de los boxeadores que salen ahí la mitad existieron y la mitad me los he inventado. El gimnasio Pesset, en el Barrio del Carmen, estuvo allí hasta hace unos años que lo derribaron, todavía estaba en pie y todavía entrenaban en él. El gimnasio de Xirivella, donde transcurre el final de la acción, es donde rodamos el cortometraje y es un gimnasio de verdad donde van boxeadores a entrenar. Todo esto me sirve para hacer creíbles las historias que yo me invento y que son bastante excesivas. En el caso de Paco Nadal concretamente, él salía en el corto haciendo un cameo de sí mismo porque tenía que salir un periodista deportivo mayor y quién mejor que Paco Nadal, y a la hora de escribir el libro mantuve su escena e incluso le he dado un poquito más de peso al personaje. Igual que con la revista Boxeo que aparece, también existe de verdad y el director era el médico personal de Franco, el Presidente de la Federación Nacional de Boxeo… hay un montón de cosas en la novela que son reales y realistas y a partir de ahí meto la ficción.

     

    Esa primera frase «Quise matarme y por poco me mato» ¿crees que realmente sirve para captar la atención del lector?

    Era mi intención, me gusta que las primeras líneas sean impactantes, tengo pánico a aburrir entre otra cosas, porque si el producto aburre no sirve, no funciona. Yo no escribo para dar mi visión del mundo, no escribo para desahogarme, escribo para que si alguien lee lo que yo hago, se divierta, cuanto más mejor. Mi intención es crear un producto que resulte agradable y divertido. En ese sentido creo que sí es importante enganchar y que, dentro de esos arranques del libro, des una pista al lector, algo que estimule a seguir leyendo, sería una primera línea como un pequeño guiño y que impacte un poquito.

     

    Entrevista a Manel Gimeno. El misterio de Bolaños¿El corto también empieza así?

    Sí, bueno no con esa frase porque es de la novela pero sí, aparece el protagonista colocando la cámara para suicidarse y el suicidio fallido.

     

    ¿Qué supone ser finalista en el Premio Encina de Plata para alguien que lleva toda la vida escribiendo guiones y documentales?

    Fundamentalmente resultó estimulante porque uno escribe en su casa tranquilamente y, aunque todos tenemos un gran ego, unos más que otros, hasta que alguien no se lo dice suele parecer algo pretencioso. A este concurso se presentaron más de cien manuscritos de España e Hispanoamérica, quedé el segundo, y en la entrega de premios, aunque no gané, sí tuve la oportunidad de hablar con el comité elector y con los miembros del jurado, y percibí que mi novela divertía, percibí que mi trabajo era bien recibido por parte de los lectores de calidad. Bastante gente había leído mi novela y todo el mundo recordaba escenas, todo el mundo se había reído mucho, se había divertido, al parecer hubo discusiones muy fuertes para saber al final quien ganaba el premio y estuve ahí, a un paso. Después de esa experiencia me doy cuenta de que el trabajo puede funcionar, de que lo que he escrito puede tener interés y me anima para intentar publicarlo.

     

    ¿Cómo es Manel Gimeno cuando no está trabajando?

    Es que siempre estoy trabajando (risas).

     

    No me lo creo…

    Casi siempre, porque cuento historias con diferentes disciplinas narrativas. Siempre estoy pensando historias y qué forma les doy. Cuando no estoy trabajando procuro conciliar mi vida familiar lo más posible. Yo soy mi trabajo, no separo. Antes de dedicarme a esto yo trabajaba en banca y lo dejé todo para dedicarme a vivir del cuento, a la farándula, al arte en general, he conseguido vivir de ello dignamente dibujando tebeos, haciendo dibujos animados o haciendo programas de televisión.

     

    Ser un creativo está muy bien y lo dices como si no fuera nada.

    No, pues ahí voy, porque al ser un creativo cuando no tengo nada que hacer, trabajo. Estoy pensando y estoy haciendo algo. Tengo un montón de proyectos distintos abiertos, mi descanso es cambiar de tarea pero porque me gusta, tengo la fortuna de vivir de hacer las cosas que me gustan, aunque trabajar es trabajar y no siempre te apetece.

     

    ¿Escribir o dibujar?

    Dibujar es más difícil, para mí. Dibujar requiere más técnica, más concentración y más talento. Ser un buen dibujante creo que es más difícil que ser un buen escritor.

     

    Entrevista a Manel Gimeno. El misterio de Bolaños

    Y dentro de la literatura, ¿guión o redacción?

    Depende de para qué sea el guión. Yo he disfrutado enormemente escribiendo el guión para una serie de dibujos animados que se llamaba Marco Antonio y con este libro también he disfrutado mucho. Lo bueno que tiene la novela es que no son encargos, la novela es un proyecto propio por lo tanto hago exactamente lo que quiero, sin ningún tipo de presión, ni exigencias, ni cortapisas. Tampoco te tienes que preocupar por el dinero para la producción, o por quién va a protagonizar un personaje, o para escenarios…

     

    ¿Panellets o Bolaños?

    No sé, Bolaños tiene mucha fuerza y es un personaje más profundo. Panellets ha tenido una desgracia y está como está y es un tipo de personaje con el que yo ya he trabajado de distintas maneras, Bolaños solo hay un Bolaños.

     

    ¿Cruda realidad o disfraz de falsa bonanza?

    (Risas). Depende de lo que me vaya a afectar.

     

    Imagínate que mucho…

    Pues entonces prefiero que me lo digan cuanto antes mejor y los más realista posible. ¿Para qué perder el tiempo? Que me lo digan de manera realista pero lo mejor posible, eligiendo bien las palabras porque las palabras pueden hacer mucho daño. Un golpe se cura pero algo que te dijeron cuando tenías dieciséis años te puede seguir doliendo.

     

    ¿Autor o coautor?

    Me gustan mucho las dos cosas.

     

    Elige una…

    Como todo, depende de para qué. Es que al ser del mundo audiovisual ahí el autor no existe, siempre es un equipo y, para el resultado final, puede que sea más importante el director de fotografía que el director de la película, sin duda. En audiovisual equipo cien por cien, en guión también coautor, siempre, se desarrollan mucho mejor las ideas si lo haces entre dos. En literatura autor. En tebeo me da igual porque con un buen guión es todo más fácil.

     

    Un autor de referencia

    Pues seguramente Mendoza, siempre me divierte, sobre todo las novelas más humorísticas. En género negro Montalbán, me sigue pareciendo el gran maestro. Leo de todo, no sabría decirte porque más que autores serían libros concretos. Como referencia me quedo con Mendoza porque se parece más a lo que a mí me gustaría ser como escritor.

     

    Un día

    El sábado. Es el día que quedo con unos colegas para ensayar en un grupo que tenemos y me lo paso genial.

     

    Una frase

    He visto cosas que no creerías. (Risas)

     

    Último libro que has leído o estás leyendo actualmente

    El enredo de la bolsa y la vida de Eduardo Mendoza. Lo acabo de terminar y he cogido el anterior, La aventura del tocador de señoras que es del mismo protagonista. 

     

    Fina Grau

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

  • Volver