ENTREVISTA

  • Juan Gómez-Jurado
    LA LEYENDA DEL LADRÓN
  • «El escritor es un obstáculo entre la historia y el lector»
  • Entrevista a Juan Gómez-Jurado. La leyenda del ladrón

     

    La historia de la novela se centra en una época muy concreta y en una ciudad como Sevilla, curiosa ubicación para una pregunta «rompehielos» ¿cómo nace la idea en tu cabeza?

    Yo estaba en un hotel en Lituania, en 2008, entonces me pasó por la cabeza, como un flash, de repente, la idea del final de esta novela y fue una idea tan arrebatadora y tan alucinante que no pude decir que no, de hecho dejé de escribir algo que estaba escribiendo solo porque me cautivó por completo la idea que había tenido y de alguna forma fue como si la historia me encontrara a mí y no al revés.

     

    ¿Pero qué pasó? Vale, estabas en Lituania, ¿pero qué desencadenó la historia?

    No, no pasó nada, de hecho creo que hasta estaba pensando en un radiador de casa que se había roto y me llamó mi mujer para decírmelo, pensaba en el fontanero al que tenía que llamar para que lo arreglara. Nada que ver con el siglo XVI ni con los personajes. El final es una sorpresa y es lo que me hizo pensarlo todo... Y no te voy a contar más.

     

    La documentación tan exhaustiva que tiene esta novela te debe de haber costado muchísimo recopilarla y organizarla ¿ya tenías información o has empezado desde cero?

    Tres años de documentación y uno para escribir. Empecé desde cero y lo único que sabía del siglo XVI es que iba entre el XV y el XVII, eso es todo.

     

    ¿Los personajes ya estaban ahí en este final que te «encontraste»?

    Sí, claro.

     

    ¿Todos?

    Todos.

     

    Todos los personajes están tratados con cariño y mimo, creados sin fisuras… Háblame de ellos que me estás contando muy poquito.

    A ver, la idea comenzó como un «y si» ¿«Y si» pasase tal cosa? Pues ese «y si» es una sorpresa que cuando llega al lector le provoca una sonrisa, incluso un escalofrío y no lo digo yo, lo dicen ellos en los mail que me van llegando. Y es lo mismo que me provocó a mí. Al ver eso y al ver a los personajes con los que quería estar, que sobre todo eran Cervantes y Shakespeare, se fue construyendo la historia del protagonista que era Sancho de Écija, luego fui desde atrás hacia adelante, fui apuntándolo todo para ese final y de ahí que estuviera tres años para la documentación y un año para escribir. Para mí eso no era normal, lo normal son dieciocho meses. De alguna forma lo que quería es que el lector tuviera una inmersión total en la historia, digamos que cuando estuviesen los personajes caminando por las calles de Sevilla, el lector estuviera paseando con ellos, que percibiera los olores, los sonidos y todo lo que envuelve el escenario. Y no con aburridas descripciones sino como una experiencia, como si lo estuviera viendo a través de las palabras.

     

    Entrevista a Juan Gómez-Jurado. La leyenda del ladrón

    ¿Y crees que lo has conseguido?

    Yo creo que sí por lo que me ha dicho la gente. Vamos a ver, uno no está cuatro años para escribir una novela y sacar algo que no le convenza. He hecho lo que quería hacer.

     

    Pero, ¿ha habido algún personaje que se te haya ido de la mano en algún momento de la historia?

    No, eso pasa a veces pero con los protagonistas es más difícil, sí que adquieren su propia personalidad pero no hacen cosas que yo no quiero porque con mi manera de concebir la historia es como un storyboard desde el principio, que veo qué es lo que va a pasar. Tengo una pared muy grande y voy escribiendo en post-it pequeñitos cada una de las escenas del libro, las cosas que van pasando, y los voy pegando unos detrás de otros, luego me siento delante durante horas y pienso cómo van pasando las cosas. Cuando me pongo a trabajar ya sé perfectamente lo que va a pasar.

     

    ¿Y qué siente uno cuando le llaman el Ken Follett español?

    Me parece muy simpático. Se lo dije una vez y me dijo: «Oye, a ver si me van a llamar a mí, dentro de unos años, el Gómez - Jurado Gales», le respondí que eso no iba a pasar. Para mí es un honor porque yo he crecido en un sofá como este, tirado, leyendo sus novelas… No nos olvidemos que me saca treinta años. Para mí es un honor y un orgullo y además se lo dije y le di las gracias por haber escrito Los pilares de la Tierra. Es bonito que te pasen estas cosas y que puedas hablar con los ídolos con los que has crecido.

     

    Y la innovadora idea del app ¿de dónde sale?

    Yo no tengo nada que ver con esta historia, no es idea mía. Es una idea que se le ocurre a Planeta pero a mí me da un poco de vergüenza porque es como salir en la tele. Ellos querían fusionar mi manera de ser y de interactuar con el lector con mi pasión por las nuevas tecnologías con esta novela. Tuve que respetar el formato libro y a mí me pareció una idea brillante.

     

    ¿Piensas que el libro en papel se acabará o que, por el contrario, la tecnología puede ser una gran ayuda en un campo como el de la literatura?

    No, pienso que nunca se acabará. Vamos a ver, yo creo que lo que tenemos que hacer es pensar y ser más imaginativos. Lo que tenemos que hacer es defender al lector y el lector tiene que leer lo que él quiera y en el formato que él quiera. Es la humildad que tenemos que tener desde la industria. Ellos tienen que elegir lo que quieren, cuándo lo quieren y cómo lo quieren porque si tú no le das al lector los libros en el formato que él quiere leerlos, los va a conseguir igualmente. Tenemos que crear ese paso y tratar a la gente con respeto porque se lo merece.

     

    Twitter, Facebook, página oficial del autor, del libro… ¿lo llevas tú todo o cuentas con alguien que te ayuda a mantenerlo actualizado?

    El twitter sí, lo demás no. La página personal debe llevar como cuatro años sin actualizar y la del libro la lleva la editorial, tienen un equipo de gente que se encarga de esto. Yo contesto a la gente en twitter, fíjate en doce minutos que llevamos hablando nos han escrito cincuenta y tres personas.

     

    ¿Y los contestas todos?

    Lo intento, en los huecos libres que tengo los voy contestando, ten en cuenta que hay algunos que son preguntas directas y esos sí que hay que contestarlos pero otros que solo son comentarios.

     

    ¿Te gusta?

    Me encanta. Me lo paso fenomenal. Ojalá hubiera tenido yo esto cuando era pequeño y poder haber charlado con otras personas.

     

    Bueno, pero ahora lo tienes…

    Sí, ya, pero no es lo mismo. Ojalá lo hubiera tenido yo cuando era pequeño y era lector para poder preguntar cosas a mis escritores favoritos.

     

    Entrevista a Juan Gómez-Jurado. La leyenda del ladrón

    ¿Eres del tipo de autor que está imaginando lo que pensará el lector cuando esté leyendo determinadas escenas?

    Absolutamente en todas. Evidentemente. El escritor es un obstáculo entre la historia y el lector, no es puente. Yo veo la historia y luego tengo que poner todas mis herramientas y todo mi talento al servicio de la gente para que vea la historia tal y como la he visto yo. Al final es un obstáculo porque hay que recrear unas sensaciones muy fuertes, que no dejan de ser las mismas que tenía de pequeño cuando cogía un bocata y me sentaba en el cine a ver películas de superhéroes, peleas de espadachines, y me sentía feliz, y creía en los héroes que eran capaces de cambiar las cosas. Ahora sigo creyéndolo pero pienso que los tenemos que construir desde cero. Yo no escribo un libro para cuatro millones de personas como pone en la portada, yo escribo un libro para ti, o para Carlos… al final escribes un libro para una persona.

     

    ¿Nunca escribes para ti?

    Yo soy el primero de mis clientes, evidentemente. Yo cuento las historias que quiero ver escritas y tal y como las quiero ver, pero luego tengo mi círculo de amigos y mi familia que son los primeros que lo leen y si a ellos no les gusta saco las cosas que no les parece bien, porque si a ellos no les gusta, luego al lector tampoco les va a gustar.

     

    Cuatro novelas y cuatro grandes éxitos, ¿qué esperas de La leyenda del ladrón? ¿Otro bombazo?

    En semana y media vendió más que el anterior.

     

    ¿Te lo esperabas?

    El primer mes en tapa dura ha sido una sorpresa muy gorda. Yo creo que la editorial también se ha sorprendido porque en la primera edición salieron cuarenta y dos mil y pico y antes de un mes ya estábamos en la segunda edición. Es muy fuerte y sobre todo lo notas en los mails de la gente, no me había pasado algo así nunca.

     

    ¿Reconforta?

    Me siento un poco desbordado porque el que me conoce sabe que yo separo mucho lo que es Juan de lo que es el escritor y de lo que es la obra. Creo que es la obra la que se tiene que llevar los elogios, o los palos, o lo que se tenga que llevar y el escritor defenderla como buenamente pueda. En esta etapa en la que estás fusionando los dos papeles, que estás aquí delante de la gente defendiendo el libro y explicando lo que es, abruma un poco.

     

    ¿Te sientes un autor más conocido fuera de tu país que en el tuyo propio?

    Yo creo que eso era antes, ahora menos, y sobre todo en los últimos meses. Pero, sí, sí que pasaba. Los derechos de mis tres libros anteriores están vendidos para hacer películas. Esto lleva un proceso que tampoco es que signifique nada.

     

    ¿Harías los guiones tú? ¿Te gustaría? ¿Te han pedido que lo hagas?

    Eso son muchas preguntas (risas). Creo que eso tiene que hacerlo alguien que sepa hacerlo, yo no me considero capaz, me gustaría mucho pero como consultor, no como redactor, no me siento capacitado. Para eso hay gente mucho mejor que yo. Me has dado miedo solo de pensarlo, ya tengo bastante con lo mío.

     

    Entrevista a Juan Gómez-Jurado. La leyenda del ladrón

    ¿Qué es lo que nunca te cansarías de hacer? ¿Lo que más te fascina?

    (Sonrisa picaresca y minutos para pensarlo con carcajada incluida) Leer y ver películas.

     

    Tu estado perfecto

    (Más sonrisitas) Leyendo.

     

    ¿Cómo eres cuando no escribes?

    Igual que cuando no escribo. Soy un chico normal que va al campo o a hacer la compra con su familia, y además creo que debe seguir siendo así, no me gusta ir a actos sociales, no me gusta ir a conferencias ni presentaciones. Por mí estaría todo el día en vaqueros jugando con mis hijos.

     

    ¿Periodismo o novela?

    Buff, es que mira, tú en la novela puedes decir más verdades que en un artículo periodístico, más que nada porque con un montón de mentiras y ficciones puedes decir una verdad. Sin embargo, por muchos artículos que escribas nunca vas a llegar a conseguir contar la verdad completa porque la verdad es esquiva y compleja. Al final la novela se trata de eso, de analizar la conducta humana, cómo podemos ser mejores y a entendernos mejor a nosotros mismos. Esa es la diferencia. Las dos cosas me gustan mucho pero creo que me quedo con la novela y hoy más que nunca. Creo que elijo la novela porque tengo las capacidades para ello y porque creo que hay muchos periodistas mucho mejores que yo y que son muy necesarios en el mundo en que vivimos y que no están asumiendo sus responsabilidades. Igual que te digo una cosa, te digo la otra.

     

    ¿Qué quiere decir que no están asumiendo su responsabilidad?

    Pues es más que obvio, creo que ahora mismo tenemos que levantar la voz contra el poder y muchos medios de comunicación no lo están haciendo, se están acomodando.

     

    Pues muchas gracias por todo.

    A ti Fina y perdóname por no haber estado más «fino» ¡Toma, ya! (Risas)

     

    Fina Grau

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

  • Volver