ENTREVISTA

  • Enric Pardo
    TODAS LAS CHICAS BESAN CON LOS OJOS CERRADOS
  • «Todos nos hemos convertido en pequeños Woody Allen que vamos por el mundo con nuestras teorías y con nuestros miedos y complejos»
  • Entrevista a Enric Pardo. Todas las chicas besan con los ojos cerrados

     

    Háblanos del título del libro. ¿Por qué se cambió y por qué optaste por este que, sin serlo, parece el preludio de una historia bastante superficial?

    Al principio se llamaba de otra manera pero no nos acababa de convencer. Tanto Mónica Carmona, mi editora, como yo, venimos del mundo del cine y en el cine hay unas reglas de marketing a la hora de poner los títulos que son las mismas reglas que en el mundo editorial, y son que el título te dé el tono de la obra y al mismo tiempo haga un llamamiento, que llame la atención. Todas las chicas besan con los ojos cerrados es una parte del texto y nos pareció la más indicada para explicar el tono y el tipo de obra que era porque es una comedia romántica, habían chicas y habían besos. También nos interesaba crear cierta controversia, cierta polémica alrededor de si eso es así, si realmente esa afirmación es válida.

     

    ¿Y no suena un poco superficial para lo que luego es la historia?

    A mí no me parece un titulo superficial, me parece que es un título que llama la atención y eso es lo bueno de los títulos, que tienen que enganchar. No creo que sea frívolo, es una aseveración como cualquier otra.

     

    Una novela en teoría para treintañeros pero en la que se pueden sentir identificados tres décadas, ¿no crees?

    Yo creo que la crisis de los treinta es una crisis de juventud en la edad adulta. Llegamos a las crisis de los treinta porque estamos anclados en esa época, hay gente que lo hace a los veintitantos, hay gente que la tiene a los cuarenta y gente que no la tiene. Creo que es una novela con un target, con un perfil de lector muy amplio que puede acercarse a ella sin complejos y sin necesidad de haber pasado muchas cosas o con la sensación de necesitar ciertas claves para salir de este abismo en el que está. Creo que abarca bastantes edades en ese sentido.

     

    ¿Por qué eliges como protagonista a un montador y no a un cámara, realizador o director de producción?

    Primero porque yo siempre hablo de aquello que conozco, es una norma que siempre les inculco a mis alumnos de la escuela de cine: «hablad de lo que conocéis porque hablando de lo que conocéis podéis hablar con propiedad» y sabía que tenía que tener como protagonista, sobre todo en mi primera novela, una persona que conociera en qué consistía su trabajo, cuáles eran sus neuras en el trabajo, todo y que en la novela no habla del trabajo nada más que tangencialmente. No quería que fuera un guionista ni un escritor porque me parecía un cliché, un tema muy manido, pero sí quería que fuera un montador porque era más original, además un montador tiene un punto de trabajo muy cercano a lo que es el guionista de cine que es lo que soy yo. Realmente es el último que escribe la película, es el tipo que finalmente decide qué cosas van a estar y qué cosas no van a estar, hace unas propuestas narrativas de montaje que tienen mucho que ver con la narrativa dramatúrgica y con la explicación argumental de líneas dramáticas y narrativas. Me sentí muy cómodo porque, entre otras cosas, muchos de mis mejores amigos con los que he trabajado mucho tiempo, son montadores y sabía que podía usar muchas palabras, frases típicas de montadores.

     

    Entrevista a Enric Pardo. Todas las chicas besan con los ojos cerrados¿De dónde sale la teoría del número de polvos por relación?

    Esto es una teoría que tenía yo en la cabeza y se la doy a Natalia porque me parece que en las comedias románticas muy femeninas, la protagonista femenina, siempre tiene cosas especiales mientras que en las que tienen un protagonista masculino, todas las ideas geniales y las teorías las tiene el chico o el amigo del chico y yo quería que Natalia fuera especial, es muy especial, es guapa, es simpática, es inteligente y sobre todo es muy divertida y muy original en los planteamientos sentimentales. El hecho de darle esta teoría de los polvos me parecía que le daba un puntito original.

     

    Pero la teoría es tuya…

    Sí, es mía. (Risas). Una teoría completamente absurda y sin sentido pero una teoría por lo menos divertida.

     

    …y la idea de Clarice?

    La idea de Clarice fue la idea original de la novela. El eje central de la novela va a dar con la metáfora de Clarice, qué pasaría si esa empresa existiera y funcionara, qué pasaría si no tuviéramos una media naranja sino muchas potenciales medias naranjas y qué pasaría si nos encontraran una media naranja que hubiera sido tu ex. Ese era el motor y premisas iniciales y dije aquí hay una historia a partir de la cual puedo construir toda una historia de amor, toda una identidad de pareja con Álex y Natalia.

     

    Pero cuál es el inicio de la idea de Clarice, de dónde surge…

    Pues no lo sé, yo creo que la creación es a cuatro golpes, hay cuatro estadios de la creación: uno es la idea, que te viene cuando te viene, hay gente que se encierra en una habitación con cuatro tíos más y son capaces de lanzar muchas ideas pero a mí vienen a todas horas y por eso siempre estoy con el móvil apuntando notas, me vienen cuando voy en la moto, cuando estoy duchándome, viendo una peli… las ideas vienen sin avisar. Luego está la organización de la idea, la escritura de la idea y la reorganización a la escritura de la idea. Estas últimas las domino porque las trabajo, las manipulo y las controlo, pero la idea es una chispa que viene cuando le da la gana y a mí me cuesta mucho forzarme a tener una idea, es algo que me gustaría hacer pero no lo consigo.

     

    ¿Dónde está el límite para que aún estando todo el libro follando no parezca porno, ni políticamente incorrecto, ni desagradable, ni siquiera obsceno?

    (Risas) Yo creo que el sexo es una parte muy importante de nuestra vida, el sexo es la sublimación física de algo que es querer y sentirse querido, al nivel que sea, a nivel sexual, a nivel físico, a nivel emocional, sentimental… El follar y el sexo es lo que tiene, que de alguna manera es un acto de amor dentro de una escala de tipos de amor que pueda haber. Por eso es importante en nuestra vida. Una comedia romántica mediterránea, vista desde aquí, desde un punto de vista masculino, el sexo tiene que estar muy presente. No me interesaba hacer un libro pornográfico ni excesivamente erótico.

     

    De ahí la pregunta, no salen de la cama pero no es para nada erótico.

    Por una cuestión de comodidad. Yo he hecho ejercicios de escritura pornográfica y erótica como pruebas muchos géneros, como pruebas muchas cosas, pero aquí la tensión sexual tenía que estar presente, tenía que haber escenas de sexo y no me he querido explayar ni describir excesivamente estas escenas. Piensa que en la novela no hay ni una sola descripción de ningún tipo, no quería hacer una novela densa y farragosa, si no describo cómo es el personaje prácticamente para qué voy a describir la tensión sexual.

     

    Entrevista a Enric Pardo. Todas las chicas besan con los ojos cerrados¿Los chicos no hablan solo de chicas y de futbol? Sorprende agradablemente esos paralelismos baloncestísticos y no futboleros.

    Es que yo siempre he sido muy fan del basket, crecí con los Lakers de Magic, pasé la pubertad con los Bulls de Jordan y entré en la universidad con el último título de Jordan, para mí el basket siempre ha sido muy importante y el fútbol está mucho más manido y es mucho más generalista.

     

    ¿Los chicos sois así realmente?

    Yo creo que hay de todo y generalizar es malo y volviendo a lo que te decía antes de hablar de lo que conoces, yo he tenido conversaciones de este tipo con amigos míos y conversaciones que no se pueden reproducir en ninguna novela (risas) o es mejor no hacerlo. Por lo tanto yo creo que sí, hay una parte de verdad, de frescura y de hiperrealismo en cómo hablan los tíos en la novela, en cómo pensamos los tíos en la novela que está muy sacado de la realidad y por eso la gente se identifica y se siente reflejada.

     

    ¿Tan básicos y dándole tantas vueltas a todo al mismo tiempo?

    Exacto, sí, sí, yo creo que nos hemos feminizado en ese sentido, que hemos leído novelas y hemos visto películas y series que han reflejado muy bien la mentalidad y la psicología femenina que nos han dado un golpe a los tíos. Las chicas también hablan de sexo de esta manera descarnada y piensan de esta manera y de ahí ese aire retorcido a las cosas.

     

    También hay que contar con que estas últimas generaciones de hombres habéis perdido un poco el miedo a expresar los sentimientos.

    Sí, pero de todas maneras no es nada que no hiciera Woody Allen hace mucho tiempo. Lo que ocurre es que Woody Allen, desde mi punto de vista, lo hacía de un modo muy analítico o muy psicoanalítico y lo tildaban de neurótico, de escéptico, de irónico, de cínico… pero en realidad todos somos así, todos nos hemos convertido en pequeños Woody Allen que vamos por el mundo con nuestras teorías y con nuestros miedos y complejos.

     

    ¿Opinas que hoy en día se pueden interrelacionar varias generaciones (o décadas) sin que se note en absoluto la edad?

    Pues yo pensaba que sí, pero el otro día hablando con gente que me comentaba la novela, gente de cincuenta y tantos, me decían que el acceso a las drogas ellos los vivieron como un eccema porque la gente que tomaba drogas cuando eran jóvenes acabó muriendo y se drogaban con heroína; así como yo veo que la gente que se droga ahora lo puede hacer de manera lúdica y sin adicción. Esto ha cambiado. En el sexo también, mi generación creo que es mucho más promiscua que lo que era la generación de mis padres a pesar de que la promiscuidad también tuvo una época en la que se vivió mucho pero también decían que antes de acostarse con alguien se hablaba del sexo de los ángeles, de lo divino y de lo humano, con lo cual hablaban de Marx, del capitalismo, de literatura, de cine y de un montón de cosas. Yo no me imagino que antes de acostarme con una chica tenga que hablar de Antonelli, todo lo contrario, si hablas de Antonelli seguro que pierdes el polvo.

     

    ¿Cuál es el guión que siempre has querido hacer y nunca se ha dado el caso?

    Me gustaría escribir una historia de ciencia ficción, guión o novela. Creo que es un género muy complicado con unas reglas muy determinadas y que es muy complejo. A la vez pienso que es muy difícil hacer algo de ciencia ficción original, que tenga algo, creo que se ha tocado muchas veces. Por ejemplo hacer una peli de superhéroes creo que es imposible porque pienso que hacer algo de superhéroes que no se haya visto, o haces una variación o haces una repetición. Me gustaría poder hacer una peli de ciencia ficción, de superhéroes, de fantasía que fuera original.

     

    Entrevista a Enric Pardo. Todas las chicas besan con los ojos cerradosEstado ideal del Facebook

    ¡Ostras!, yo creo que «Durmiendo acompañado la resaca» (Risas)

     

    Tu Matrix perfecta

    Una sala de cine. Estar en una sala de cine y ver una peli durante dos horas y pico. Enchufarte a una peli que hace tiempo que estas esperando y olvidarte de todo durante ciento sesenta y cuatro minutos.

     

    Alguna película que te haya marcado por algo en especial en tu vida. Supongo que habrá muchas, pero dime una en especial.

    Hay muchas pero creo que Annie Hall es la mejor comedia romántica que se ha hecho, Dos hombres y un destino es mi película favorita de siempre, Beautiful girls es mi referente de tipo de historias que a mí me gusta contar, Alta fidelidad lo mismo, tanto la novela como la peli me marcaron mucho en su momento. Y por decir alguna que me marcó tanto que dije este momento no lo olvidaré nunca, es cuando que me vine a Valencia con mi padre a ver En busca del arca perdida, de aquel momento me acordaré toda la vida, yo creo que me cambió la vida.

     

    ¿Clarice, internet o discoteca?

    Para ligar Clarice es perfecta, a la discoteca yo voy con mis amigos a divertirme, no voy a ligar. He ligado mucho en internet pero creo que hay un abismo entre la identidad virtual y la identidad real, al final siempre hay una diferencia entre quién eres por internet y quién eres realmente.

     

    ¿Y quién crees tú que es más real, el que se esconde detrás del monitor sin miedo a decir las cosas o el que se enfrenta a unos ojos cuando habla?

    Creo que esto depende, yo me siento más cómodo por internet porque estoy escribiendo y sé ser ingenioso escribiendo y creo que soy más divertido escribiendo que en la vida real. En la vida real, en una cita, siempre tienes esos nervios típicos, pero esos nervios y ese miedo escénico siempre es bonito. Si no sientes esos nervios, malamente.

     

    ¿Crees en el destino?

    Creo que hay algo que nos empuja pero no sé si está predeterminado. Creo más en la necesidad y en la ilusión de creer en el destino que tenemos los hombres que en el destino en sí. Steve Jobs lo explicaba muy bien en aquel discurso, miramos hacia atrás y unimos los puntos para configurar nuestro discurso narrativo vital y pienso que tiramos hacía delante pensando en este discurso y proyectándolo haciendo que las cosas pasen, hacemos que el destino se haga realidad porque es algo que queremos.

     

    ¿Luego tampoco existen las casualidades?

    Yo creo que no, hay cosas que son puro azar, que te encuentres o no te encuentres con alguien por la calle o que no te lo encuentres o te lo encuentres por segundos. Yo creo que las casualidades se trabajan. Las causalidades.

     

    En este lugar y ahora mismo… ¿qué aseverarías como: «Eso es seguro. Eso es así»?

    Pues seguramente aseveraría que he escrito una novela que le puede gustar a la gente porque se puede sentir identificada y reflejados ellos mismo y que a la vez le va a dar ciertas claves para no equivocarse demasiado. Esto sin duda es así.

     

    Fina Grau

     

    .VOLVER A ENTREVISTAS -> -> ->.

  • Volver