ENTREVISTA

  • Luz Gabás
    PALMERAS EN LA NIEVE
  • «Los que llegaban a la isla en cayucos eran nigerianos que iban a trabajar en las explotaciones de cacao, las condiciones eran completamente diferen
  • Entrevista a Luz Gabás. Palmeras en la nieve

     

    Palmeras en la nieve, precioso título ¿te costó mucho dar con una metáfora que se ajustara tan bien a la historia?

    Lo tenía clarísimo desde el principio.

     

    ¿Y qué fue antes el título que la novela?

    Sí, por supuesto. Solo fue la duda si era «Nieve en las palmeras» o «Palmeras en la nieve».
    Nieve en las palmeras eran los de aquí que fueron allí y dije no, no es eso lo que quiero. Quiero las huellas que los de allí nos dejaron aquí. Por eso fue Palmeras en la nieve.

     

    ¿Cuánto hay de cierto en la novela? ¿Qué parte está basada en tu vida personal y familiar?

    Cierto es el contexto histórico y ciertas anécdotas. Esa fue la inspiración pero no es una novela biográfica, no hablo de lo que le pasó a mi padre. Lo que pasa que todas las historias que he oído contar en casa sirven de inspiración para esas escenas. Algunas escenas están manipuladas, unas sucedieron exactamente así, pero otras las he manipulado para mi propósito literario. Es una inspiración familiar en la parte colonial pero luego hay más.

     

    ¿De dónde surge la idea de que sea la sobrina la que indague en el pasado?

    Tiene que ser la sobrina porque cuando lo acabas de leer encaja todo. Cuando me puse a escribir lo tenía todo en la cabeza, principio y final.

     

    ¿Opinas que la historia que transcurre en Fernando Poo es la misma historia que ha pasado en tantos lugares colonizados?

    Esta en concreto no, está pensada, dedicada y sentida por y para Guinea Ecuatorial, en concreto la isla de Fernando Poo, la isla es pequeñita es del tamaño de mi valle pero de diferente cultura. Solo localicé la isla de Fernando Poo que es donde habían estado mis familiares.

     

    ¿Fuiste hasta allí para documentarte? 

    No, no he estado nunca, solo ha ido Clarence que es más joven más guapa y más atrevida que yo y más audaz.

     

    Entrevista a Luz Gabás. Palmeras en la nieve¿Te ha costado mucho llegar a imaginar cómo se vivía en aquella época en aquel lugar?

    Lo de menos es la descripción del mundo colonial porque tienes fotos, testimonios de gente, los vecinos, eso es más fácil. Pero la parte nativa del momento colonial fue a base de lecturas de escritores coloniales. Hay documentación lo que pasa es que nunca ha trascendido en la historia oficial, nunca se habla de la otra parte. Yo pensaba que la parte colonial ya me la sé, era la parte blanca y yo quería saber la parte negra. Las cuestiones de identidad, me parecían fascinantes. He descubierto un mundo nuevo buscando documentación. Al final del libro en notas de la autora comento estas cosas.

     

    ¿Los inmigrantes que viven aquí corren las mismas aventuras o es mucho más dramático?

    No tiene nada que ver. Antes, los que sirven allí, se iban con un contrato para trabajar, los que llegaban a la isla en cayucos eran nigerianos que iban a trabajar en las explotaciones de cacao, las condiciones eran completamente diferentes. Sí es cierto que los blancos que se fueron de aquí a trabajar allí trabajaron muchísimo con el fin de ganar muchísimo dinero para volver a España a comprarse una casa y casarse y tener hijos para tener una vida mejor. Entonces en su entorno no era posible. Pero las situaciones no eran tan dramáticas como las de ahora considero yo. Opino que sigue habiendo una discriminación, puede haber pobreza entre blanco y negro pero siempre van a ser más pobres los negros. ¡Es tremendo!

     

    Si ahora tuvieras que escribir el libro al revés los negros viniendo a la zona blanca, ¿donde lo ubicarías?

    Sí pero sería otra novela. La ubicaría en cualquier sitio. Yo vengo del valle de Benasque que es la montaña, la tierra llana de Barbastro, Monzón, Huesca… es una zona de muchos frutales y allí vienen muchísimos africanos. Allí hay mucha inmigración que vienen para recolectar la fruta, tenemos gente con vidas duras que viene a buscarse la vida en cualquier sitio. Una persona mayor me dijo, y eso me gusto muchísimo, que veía a los africanos de otra manera después de leer la novela. Porque dijo que al fin y al cabo todos buscamos lo mismo.

     

    ¿Esta es la versión original o has tenido que recortar páginas?

    El manuscrito original era de 500 páginas, se subió a 900 y luego vino la poda final. La parte colonial se amplió más.

     

    Entrevista a Luz Gabás. Palmeras en la nieve

    Eres de las que opinan que para que un libro llegue a ser un best seller ¿es necesario que tenga más de 700 páginas?

    Reconozco que a mí me gusta leer los libros gordos. Depende de la historia, hay autores que venden mucho y son historias cortitas, pero son autores consagrados.


    Normalmente a un best seller se le mete paja.

    Aquí paja no hay, quizá en las 900 sí que hubiera habido paja, después de la poda final no quedó nada. Hay cosas que te cuesta tanto escribirlas que luego dices no lo quito ni con sosa, pero si eres objetivo te das cuenta que debes quitarlo. No se me había ocurrido pensarlo, quizá sí que coincide, todos son tochos. Pero bueno la respuesta es: no era esa la intención. Yo escribí lo que creía que era el producto completo, yo no escribí para hacer un best seller.

     

    ¿Pero lo será?

    Bueno se ha vendido mucho, para mí ya lo es.

     

    ¿Piensas que las historias de amor todavía venden?

    A mí me gusta mucho leer un libro que tenga una historia de amor, de cualquier tipo pero que haya amor, me encanta el concepto clásico de novela de entretener e instruir, me gusta que algo me entretenga y de paso que aprenda algo, por eso el género histórico - romántico me gusta.

     

    Entrevista a Luz Gabás. Palmeras en la nieve

    Profesora, escritora, filóloga, política y alcaldesa, ¿con qué faceta te quedas?

    Escritora sin duda. De novela.

     

    Un libro del que nunca te podrás olvidar

    Cumbres borrascosas.

     

    Un autor que te haya enseñado algo verdaderamente importante

    Qué mala memoria tengo para estas cosas. Shakespeare, tal vez.

     

    Un político al que harías un monumento

    Ninguno.

     

    Una frase para definir la situación actual de España

    Delicada.

     

    Un titular para vender tu libro

    Pues no sé, me ha gustado mucho esta de «Solo un amor eterno podía dar voz al olvido». Y te voy a decir otra que me regaló una chica y que es: «Al final están juntos la nieve y el cacao». Pero esto es un eslogan más pensado para vender, si yo tuviera que resumir el libro en una frase sería «Por fin recordaremos» o algo así.

     

    Un sueño

    Descansar.

     

    Un anticristo

    La envidia. 

    Fina Grau

  • Volver